El tirón del Camino portugués por la costa llena los albergues

Establecimientos de Vigo, Val Miñor y Baixo Miño ponen el cartel de completo

.

Vigo / la voz

 

Las últimas estadísticas oficiales revelan que el Camino portugués por la costa sigue multiplicando adeptos, algo que ya se detecta a simple vista en Vigo cuando se ve a los peregrinos deambulando por las calles. Solo en el mes de julio se contabilizaron 1.775 personas que formalizaron la Compostela, casi el doble que en el mismo mes del año anterior. Y eso que a las anteriores habría que sumar cerca de 500 que no sellan la cartilla y que, por tanto, no recogen las estadísticas oficiales, según constata el presidente de la Asociación Amigos del Camino portugués, Celestino Lores. 

A media tarde de ayer albergues de A Guarda, Ramallosa y Baiona estaban completos o, como decían en uno de esta última localidad, «hasta arriba». Ese mismo trasiego experimentaban los dos de Vigo, regentados por asociaciones de vecinos.

En el refugio de Freixo (Valadares) llevan una semana sin parar, según comenta su responsable Jesús Manuel Rodríguez: «Estamos a tope de peregrinos, como el de Ramallosa está lleno, Vigo está colapsado, atacan por todas partes», bromea. Uno de los que pararon estos días en esas dependencias es el valenciano Carlos Sanchís, quien recuerda con especial agradecimiento la estancia: «El trato fue excepcional, mucho cariño familiar y respetuoso, preocupado por sus peregrinos, con el detalle de la tortilla de patatas con denominación Suso, comentada por todos los peregrinos».

No menos agradecida quedó una familia alemana, integrada por una joven pareja, Elizabeth y Jonás, y por sus tres hijos de siete meses, 3 y 5 años. «Venimos desde Saint Jean Pied de Port (Francia) a Santiago y después vamos a Fátima. Lo hacemos porque tenemos tiempo para estar con nuestros hijos y por motivos religiosos», comenta la mujer ante la mirada atónita de Jesús, el responsable del refugio, al verles con los tres hijos a cuestas.

Tanto en este establecimiento como en el resto no se hacen reservas, las plazas se adjudican por orden de llegada, como hace Xurxo González en el albergue de la asociación de vecinos de Saiáns. «Estos días se llena. Vienen muchos extranjeros: italianos, polacos, croatas y bastantes portugueses, españoles menos». Reconoce que a veces pasa un poco de apuro con los idiomas. «Suelo recurrir a la familia, hijos, nietos... Ellos saben y me echan una mano. Hacemos esto por razones humanitarias, en plan de ayudar. Llegaron ahora dos y uno venía con los zapatos en la mano, la gente se pone a andar y en la mitad del camino se da cuenta de que no puede llegar», añade. Para esos casos tiene a mano un fisioterapeuta. «Ya hemos llevado a más de uno, incluso al centro de salud de Coruxo por miedo a que tuvieran alguna fisura. Anteayer decía un italiano que esto era como un barco en el Mediterráneo, un espacio para salvar vidas», apunta. La falta de un albergue público en Vigo es suplida por las dos asociaciones.

Cedido el edificio para el primer alojamiento público de peregrinos de la ciudad

El primer albergue público de peregrinos de Vigo para cubrir la demanda del Camino portugués por la costa dio ayer el paso principal para convertirse en realidad. El presidente del consorcio del Casco Vello, Ignacio López-Chaves, y la directora de Turismo de Galicia, Nava Castro, formalizaron a través de un convenio la cesión del edificio número 5 de la plaza de O Berbés, que en la parte posterior incluye también un pequeño inmueble de la calle Peñasco.

Será el primer alojamiento que construya la Xunta en el Camino portugués por la costa a su paso por la ciudad. Una vez que ya está formalizada la cesión por parte del consorcio (participado en un 90 % por la Xunta y en un 10 % por el Concello), Turismo de Galicia se encargará de la rehabilitación del inmueble y del posterior mantenimiento del albergue.

Tras la recuperación del edificio, en el que está previsto invertir en torno a un millón de euros, la idea es que esté en marcha para el próximo Xacobeo del 2021. La capacidad prevista es de 90 plazas.

Buena muestra del interés creciente que despierta el Camino portugués por la costa es el incremento de peregrinos que experimenta de año en año. Muchos de ellos ya han realizado antes otras opciones como el Camino francés o el portugués por el interior.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El tirón del Camino portugués por la costa llena los albergues