Alojarse una noche de O Marisquiño aún es posible por menos de 100 euros

Representantes del sector apuntan a una amalgama de causas, como el descenso del turismo en general con relación al pasado año, y los cambios en la programación


Vigo / la voz

 

Pernoctar un día en Vigo este fin de semana aún es posible por menos de 100 euros, según se constataba ayer en uno de los principales portales de reservas de Internet. A tres días del inicio de O Marisquiño, también se podía encontrar alojamiento por 130 euros la noche en un hotel de cuatro estrellas. Esto era algo impensable el pasado año, cuando los precios no bajaban de 300 euros. Cuatro establecimientos tienen agotada la oferta para las dos noches del festival de deportes urbanos, aunque en uno de ellos aún quedan plazas para el viernes.

Para Jaime Pereira, presidente de la Asociación de Hoteles de Vigo (Ahosvi), la causa no es única, sino una amalgama. «Este año no está siendo como el 2017 en afluencia de turistas en julio y agosto. Es una situación general en toda España y Vigo no es una excepción. O Marisquiño atrae a mucha gente, pero no toda viene solo a eso. Hay una mezcla de turismo puro y duro y el que viene por el festival», comenta.

Reconoce que O Marisquiño es un gran atractivo, pero en esta ocasión no tanto como para llenar todos los hoteles. «Eso es casi imposible al fallar el turismo en un contexto general. Este año es normal, pero es que el pasado fue excepcional», añade.

En opinión de César Sánchez Ballesteros, presidente de la Asociación de Hospedaje de la provincia de Pontevedra (Asehospo), el origen de que haya tantas plazas libres a estas alturas puede estar en la meteorología. «El mal tiempo que ha hecho este verano hasta que vino la ola de calor puede haber disuadido a la gente, ya que alguna aprovecha para hacer coincidir la estancia con las vacaciones», destaca. Sospecha que se han podido producir cancelaciones, teniendo en cuenta que algunos hoteles las ofrecen de forma gratuita hasta pocos días antes a través de los buscadores. No descarta que puedan llegar clientes sin reservar. Lo que está claro es que la situación de este año varía con relación a los anteriores y que los precios no se han desorbitado. Sin ir más lejos, en el portal Booking en el 2017 solo quedaban cinco alojamientos disponibles dos días antes del festival. Los precios eran prohibitivos, lo más barato que se encontraba era a 300 euros la noche. Lo que sí está al mismo precio en el buscador es un estudio de 35 metros cuadrados en el centro, que tanto el pasado año como este cuesta 300 euros la noche.

Jaime Pereira tampoco descarta que la retirada del cartel de algunos participantes en O Marisquiño haya influido en que no se llenen los hoteles. «Puede ser que tuvieran su círculo de fans y que digan: ‘Pues si no van estos, no voy’. En realidad no sabemos la causa de que a estas alturas haya habitaciones libres, no hay una sola concreta», apunta.

Los albergues privados no admitirán a los seguidores del festival deportivo

El hecho de que todavía haya oferta de alojamiento en Vigo hace que tampoco se extienda tanto la demanda por otras localidades del entorno e incluso por la capital de la provincia, como sucedía en ediciones anteriores. Lo constatan en el Hotel Rías Bajas de Pontevedra: «No advertimos demanda procedente de esa celebración, la que tenemos es, sobre todo, con motivo de las fiestas y de la gente que viene a las playas», comentan.

Tampoco han tenido llamadas en los albergues de peregrinos privados de O Porriño y Redondela ni en los de las asociaciones de vecinos de Vigo, situados en Saiáns y Freixo (Valadares). Otros años se han intentado colar en sus instalaciones los aficionados de O Marisquiño para ahorrarse un dinero. No obstante, en esta ocasión estarán atentos. No están dispuestos a acoger a otro tipo de personas que no sean peregrinos o caminantes, en general, según indica Jesús Rodríguez, del refugio de O Freixo.

Buena muestra de que este año no es lo mismo que el anterior en lo que se refiere al turismo es que el primer balance provisional que ofrece Ahosvi de julio cifra la ocupación hotelera de Vigo entre un 10% y un 15 % más baja que en el mismo mes del 2017. Claro que, según Jaime Pereira, cualquier comparación con el pasado año va a ser inferior, igual que sucede en Benidorm; la Costa Blanca, Baleares y Canarias.

No hay cifras exactas sobre cuanto pueden suponer a mayores los visitantes de O Marisquiño en el agosto vigués. Con las debidas reservas, Pereira calcula que entre un 30% y un 40 %.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Alojarse una noche de O Marisquiño aún es posible por menos de 100 euros