No, sin mujeres no pueden ser las mejores fiestas


«Hasta ahora nunca habíamos pensado que también un programa de fiestas debe demostrar algo que a esta sociedad todavía le hace mucha falta: las mujeres no son menos que los hombres. Las administraciones públicas debemos abanderar un cambio social que no solo es justo sino también urgente. Y más en un año tan especial para la lucha de la mujer como este. Las fiestas del 2019 que viene serán un ejemplo mundial de inclusión». El alcalde, la teniente de alcalde, la concejala de Fiestas, el portavoz o cualquiera de los 17 concejales del gobierno local podían haber dicho algo así para explicar por qué solo hay dos conciertos de mujeres -uno de ellos colectivo, de OT- en una programación de catorce. Sin embargo, se aferraron al manoseado mantra de que las fiestas de Vigo son «las mejores de España». Pues no, sin mujeres no pueden ser las mejores. Es imposible.

Ojalá llegue el día en que no tengamos que analizar el número de mujeres que hay en el callejero de la ciudad (una por cada seis hombres), en el gobierno local (ellas, ocho; ellos, once), en los rectorados (cero de los seis que ha habido en Vigo) y un largo etcétera. Ojalá no hagan falta las páginas de periódico que alerten de que los programas de fiestas ocultan a la mujer. Pero de momento sí hacen falta.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

No, sin mujeres no pueden ser las mejores fiestas