Falta coordinación contra la velutina

En concellos como Vigo y Mos hay hasta dos dispositivos de extracción de nidos sin ninguna colaboración entre ellos; en algunos casos, los dos equipos acuden a destruir la misma colmena


Vigo / la voz

La avispa velutina ya es mortal en Galicia. Hace solo unos días un vecino de O Porriño fallecía a causa de las picaduras del insecto mientras limpiaba su finca. Es el segundo fallecido a causa de un ataque en este mes en la comunidad. Pese a que la invasión de la velutina ya se cobra vidas, no existe una estrategia general eficaz a nivel gallego que luche contra la invasión de este insecto. La Xunta ha lanzado un plan de actuación en colaboración con la Federación Galega de Municipios y Provincias (Fegamp), pero hay entidades que no están dentro de los convenios de este proyecto.

La lucha contra la velutina cambia en cada concello. La Consellería de Medio Rural clasifica a los municipios de tres maneras distintas dependiendo de los convenios que tengan firmados con la entidad autonómica. Están los que forman parte del plan de la Xunta considerados «concellos colaboradores», los que tiene un grupo de emergencias supramunicipales (GES) y los municipios fuera del convenio, clasificados por la Xunta como lugares de competencia de Medio Rural.

En los concellos que no han firmado el convenio con la Xunta existe un problema de competencias. Por ejemplo, en Vigo es el servicio de bomberos el encargado de destruir los nidos con el material otorgado por el concello para la lucha contra la velutina. Los bomberos de la ciudad cuentan que «reciben los avisos a través de la Policía Nacional o de la Local» antes de realizar una intervención. En cambio, para la Xunta la lucha contra la avispa asiática en Vigo corre a cargo de Medio Rural que actúa a través de la empresa pública Tragsatec.

En resumen, en Vigo hay dos números para avisar de un nido de velutina; el 012 y el 112. Si se llama al primero el aviso va directo a la Xunta que actuará a través de la empresa pública, mientras que si se llama al segundo los que quitarán la colmena serán los bomberos de Vigo. Se han dado casos en la ciudad de que los dos equipos han ido a destruir el mismo nido porque los vecinos llaman a las dos números. Los bomberos «reconocen que no hay coordinación entre ellos», y que lo único que han desarrollado es una forma de avisar de que el nido está eliminado al otro grupo con «una marca de pintura en la zona». Lo mismo ocurre en Mos según el miembro del servicio de emergencias municipal, Rodrigo Iglesias, pues «el primero en llegar es el que elimina la colmena». Así está la situación: concellos sin recursos y otros desorganizados.

También en O Porriño, la localidad donde falleció un hombre por picaduras de velutina, ocurre algo similar aunque los bomberos del municipio indican «que solo actúan en colmenas cerca de zonas infantiles y viviendas», explican que los otros avisos los remiten de nuevo al 112 para «que otro equipo se encargue».

En los concellos que cuentan con grupo de emergencias supramunicipales, son estos los encargados de la lucha contra la velutina. Solo cinco municipios del sur de Pontevedra cuentan con estos equipos: Nigrán, Baiona, Gondomar (tienen uno compartido para todo O Val Miñor), A Guarda y Ponteareas. Están formados por doce profesionales que deben estar preparados para afrontar todas las emergencias en sus zonas de actuación, velutina incluida.

En el GES de O Val Miñor cuentan con «tres trajes especializados y una pértiga cedida por la Xunta». Reciben todos los avisos de colmenas en la zona a través de las llamadas al 012 aunque no siempre pueden responder inmediatamente al aviso. Uno de los miembros del equipo explica que: «Solo somos doce y tenemos que atender a más cosas», más aún durante el verano donde «lo prioritario es atender a los incendios forestales» . Desde el GES creen que sería más eficaz que «solo fuéramos un servicio de emergencias y otro grupo se dedicara a luchar contra la velutina», explican que no «son los suficientes para combatirlo» y que en un día «tranquilo podemos cubrir ocho colmenas pero hay otros en que ninguna». El equipo de emergencias de A Guarda también está «un poco desbordado», explican que su plantilla es ajustada y la atención que tienen que dar a otras emergencias provoca que «alguna intervención en colmenas tenga que esperar», reconocen que en A Guarda sería posible que «ocurriera alguna desgracia como en O Porriño porque hay mucha zona rural en la que no podemos trabajar».

A la mayoría de concellos colaboradores se le entregó un material para la lucha contra la avispa: dos trajes equipados, una pértiga (instrumento necesario para actuar en altura), veneno para las colmenas y trampas para capturar reinas en la temporada de primavera. La lucha contra la velutina en estos municipios corre a cargo de empleados del Concello o de voluntarios de Protección Civil. El alcalde de Pazos de Borbén, Andrés Iglesias, cuenta que en estos meses «non damos feito con todos os avisos». Recibieron todo el material de la Xunta pero no tienen el personal suficiente para llevar a cabo una lucha estructural contra la avispa.

En Tomiño los encargados de luchar contra la velutina son los voluntarios de Protección Civil. Su responsable en el municipio, Francisco Bouzo, explica han recibido alertas de colmenas este verano pero por ahora «está todo controlado», aunque Bouzo recuerda que no son los suficientes y avisa que si hay «tantos nidos como el año pasado pueden volver a estar desbordados».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Falta coordinación contra la velutina