La Universidad tiene un equipo de videojugadores


Vigo / la voz

Típica película de cine para adolescentes: un deportista guapo se enamora de una chica tímida. Pero no juega al baloncesto, ni al fútbol americano; no: juega a videojuegos para su universidad. Quién sabe, puede que este sea el argumento de una película en un futuro cercano.

Ya van tres años en los que las universidades españolas compiten en la liga nacional de videojuegos, juegan a los tres más famosos en el mundillo de los ESports (videojuegos para competir): League of Legends, Hearthstone y Clash Royale.

Thunders UVigo es el equipo de la Universidad viguesa. Este año han quedado entre los 8 mejores equipos de Hearthstone, un juego on-line de cartas coleccionables, de España.

Álvaro Rodríguez es de As Pontes de García Rodríguez, estudia ingeniería en tecnologías industriales en Vigo y se apuntó al equipo cuando vio «un cartel en el campus universitario». Este año está entre los 64 mejores del juego de cartas. Juega por «placer», no por ganar dinero ni vivir de ello, aunque en un tiempo «le gustaría hacerlo», pero sabe que es muy difícil y que «solo unos pocos lo consiguen». Por eso, se centra en su carrera antes que en los videojuegos. Su rutina diaria durante el curso se resume así: la mañana «es para ir a clase», la tarde «para estudiar» y la noche «es jugar a videojuegos, sobre todo al Hearthstone».

Esa rutina solo cambia en época de exámenes y a final de mes, cuando la clasificación de su juego favorita se actualiza con los jugadores con más victorias. Por eso, Álvaro Rodríguez le dedica «más horas a jugar a final de mes», lo que le obliga a suprimir el estudio por la tarde y a cambiarlo por el juego». Aunque le dedica muchas horas, reconoce que no «serían suficientes para ser profesional».

Mario Soilán también juega en los Thunders UVigo y, como Álvaro, está entre los 64 mejores jugadores de Hearthstone de España. El truco para llegar a ese nivel está, para él, en «la habilidad que tienes que tener como jugador y en aprender a parar de jugar cuando sabes que no vas a rendir lo suficiente», ya que las derrotas penalizan en este juego. Soilán explica que estar entre los 64 mejores de España implica «terminar el mes entre los 500 mejores de Europa».

En medio de la tesis doctoral

Para él, compaginar los estudios y el jugar a videojuegos a cierto nivel no ha sido un esfuerza grande. Este año ha terminado su tesis doctoral y el «único sacrificio que he tenido es dejar de lado otros pasatiempos para poder competir». Tampoco cree que se pueda «considerar a Thunders un equipo profesional porque la filosofía de la competición es llevar a los ESports a las universidades». En teoría, cuenta, compiten contra jugadores aficionados, aunque «siempre hay algún jugador profesional en la competición». A ambos les gustaría vivir jugando a videojuegos.

Newsletter Educación

Recibe todas las semanas la información más relevante sobre educación

Votación
4 votos
Comentarios

La Universidad tiene un equipo de videojugadores