«Trabajar en el fútbol y en Primera es un privilegio maravilloso»

El técnico dio el salto al profesionalismo en el 2015 y se dispone a volver a acompañar a Eusebio Sacristán


Vigo / La Voz

En noviembre del 2015, y tras toda una vida vinculado a este deporte, el vigués Juan Carlos Andrés daba el salto al fútbol profesional. Lo hacía de la mano de Eusebio Sacristán, al que conoció durante la etapa de este como jugador del Celta. Tras ejercer de segundo del vallisoletano en la Real Sociedad, ahora se dispone a desempeñar las mismas funciones en el Girona. Hoy echa a andar la pretemporada de un club donde su antecesor les ha dejado el listón muy alto.

-¿Qué balance hace de su primera experiencia profesional en la Real Sociedad?

-Para mí fue muy positiva. Disfruté mucho del trabajo de estas últimas temporadas en un club fantástico. Creo que es distinto y único con respecto a los demás de Primera por el tratamiento que da a la cantera. Allí tanto club como afición y prensa, todo el mundo entiende que Zubieta es el primer lugar al que tienes que mirar para firmar.

-¿En qué notó el salto desde su trayectoria anterior a la élite?

-Sobre todo, en lo que se refiere a los jugadores, que son profesionales que piensan en el fútbol las 24 horas del día. Tienen un nivel de implicación en su oficio tremendo y es lo que más se puede resaltar. Ahí es donde radica la diferencia. Creo que es como en todas las facetas de la vida, como un director de cine vivirá con una gran pasión su trabajo con el objetivo de crear grandes películas y ganar grandes premios. Aquí pasa igual.

-Aunque se conocen desde hace mucho tiempo, nunca había trabajado al lado de Eusebio. ¿Cómo es compartir proyecto con él?

-Hace 25 años que mantenemos una relación de amistad y la realidad es que ha sido y es un placer por la manera en que entiende el fútbol y las relaciones. Es una persona que ve el juego y hemos conseguido con la Real hacer un fútbol que es el que él tenía en la cabeza y que nos ha hecho disfrutar muchísimo.

-¿Cómo le propuso en su día que se sumara a su equipo?

-Esa temporada ya teníamos hablado que si surgía alguna posibilidad de entrenar iríamos juntos. En cuanto apareció la opción de la Real Sociedad, así fue.

-Finalizada esta etapa, ¿satisfechos con su trabajo allí?

-A nadie le gusta marcharse de esa manera, pero la verdad es que sí, estamos satisfechos con lo que hicimos. Creo que fuimos capaces de lograr cosas muy bonitas y habiendo de todo, cosas buenas y otras no tanto, nos quedamos con las primeras. En cada momento intentamos que el equipo fuera capaz de lo mejor. Luego, desgraciadamente, muchas veces en el fútbol los resultados y las circunstancias no son las que nos gustaría, pero estamos contentos y agradecidos a la Real.

-Ahora les espera el Girona. ¿Qué les atrajo de este reto?

-Desde el primer momento en que Eusebio se reunió con ellos le encantó la manera en la que estaban planteando el futuro. Es muy grande lo que ha conseguido el club en los últimos cuatro años, ascendiendo por primera vez en su historia y estando a un nivel muy alto en Primera, que no es nada fácil. En el momento en el que conoces a toda la gente que trabaja allí te das cuenta de que ese resultado no es casual, sino que hay personas trabajando con mucha ilusión y se consigue con eso.

-Les han dejado el listón alto.

-Sí, la valoración sobre lo que se ha hecho es muy alta, tiene un mérito terrible. Ahora tenemos que mirar al futuro, aportar todo lo que podamos para que el club siga creciendo.

-¿Cuál va a ser el objetivo?

-Ganar el primer partido, luego el segundo, el tercero... Sin haber pasado por agosto, septiembre y octubre es un error pensar en los meses que vienen después. Tenemos que centrarnos en las próximas semanas, en la pretemporada que tenemos por delante, iniciar lo mejor posible la Liga y a partir de ahí, ir creciendo. No podemos desviar la atención ahora con lo que podamos conseguir o no en mayo.

-¿Se ve asentado en el fútbol profesional?

-No pienso mucho ni en el pasado ni en el futuro, estoy viviendo el día a día. Tenemos retos maravillosos y hay que disfrutar de ellos, de lo que estamos haciendo, trabajar al máximo. No pienso demasiado en dónde estaba ni dónde puedo estar. Las experiencias que nos han dado las últimas tres temporadas son muy buenas y ahora toca trabajar para que en este caso el Girona consiga los mejores resultados.

-Aunque no mire al futuro a largo plazo, ¿se ha planteado llegar a ser primer entrenador en la élite?

-No miento si digo que ni lo he pensado. Estoy viviendo una experiencia que me encanta, llevo toda la vida trabajando en el fútbol y hacerlo en Primera es un privilegio. Sería un error por mi parte pensar en otra cosa que no sea disfrutar y aprovechar lo que tengo ahora. Lo que depare el futuro lo veremos. Si no me centro en lo que tengo no lo disfrutaría y sería una pena, porque es maravilloso.

-¿Cómo ve al Celta, al que volverá a tener como rival?

-Creo que hizo una buena temporada que no se valoró en su justa medida. Por las circunstancias que sea, no llegó a haber una comunión perfecta entre los cuatro pilares que suponen club, afición, cuerpo técnico y prensa que sí había habido con Berizzo, pero estuvieron aspirando a Europa casi hasta el final. Ahora toma un nuevo rumbo, con un entrenador que yo no conozco, y los cambios siempre suponen incertidumbre. A medida que pasen las semanas se irá viendo el trabajo y se podrá juzgar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«Trabajar en el fútbol y en Primera es un privilegio maravilloso»