La rotonda de la pantalla cumple un año sin accidentes ni partidos

La glorieta de Rosalía de Castro se inauguró el 10 de julio del año pasado y en ella se proyecta la previsión del tiempo, la agenda cultural y, una vez, una película


vigo / la voz

La rotonda de la pantalla de Rosalía de Castro está de celebración. Mañana cumple su primer año de vida convertida en todo un símbolo de la ciudad, robándole incluso cierta dosis de protagonismo al mil veces fotografiado Dinoseto. Esta peculiar glorieta puso el broche de oro a las obras de humanización de la calle Rosalía de Castro y su atractivo consiguió revitalizar el sector de la hostelería de la zona. Su inauguración no estuvo exenta de polémica. Muchas fueron las voces que alertaban del riesgo de accidentes porque las proyecciones podrían distraer a los conductores y porque la estructura circular de la pantalla restaba visibilidad. La rotonda de los accidentes, llegaron a llamarla. Y la Policía Local estuvo casi un mes custodiándola de forma permanente. Sin embargo, el único suceso que hubo que lamentar fue el atropello de un pato, que solía bañarse en el estanque del surtidor.

Pero la función de esta instalación trasciende lo ornamental. En su pantalla se emiten de forma ininterrumpida información de interés para el ciudadano como la previsión meteorológica, la agenda cultura del Concello, vídeos promocionales de la ciudad y animaciones salidas de los protectores de pantalla del Windows 98. Pero la intención del gobierno local era mucho más ambiciosa. «Aquí veremos los goles que le va a meter el Celta al Deportivo en el próximo partido», llegó a prometer el alcalde de Vigo, Abel Caballero, quien también pretendía retransmitir en directo festivales como O Marisquiño o proyectar películas. Por el momento solo se pudo emitir una cinta. Ocurrió en septiembre del año pasado y la obra elegida para proyectarse en la pantalla curva fue Quicksilver, un film protagonizado por el actor Kevin Bacon en la que encarnaba a un repartidor en bicicleta. El ejecutivo vigués escogió esta película para poner el cierre a la semana de la movilidad, aunque para ello cortaron el tráfico en la glorieta. Desde entonces no se ha vuelto a programar ninguna actividad especial en la rotonda, más allá de los vídeos navideños que se prolongaron hasta finales del mes de enero.

La principal fuente de controversia entre el Concello y los partidos de la oposición se debió al coste de la pantalla, que fue de 40.000 euros, aunque el conjunto total de la glorieta superó los 95.000 euros. Sin embargo, el portavoz de Marea de Vigo, Rubén Pérez, dudaba de las cifras facilitadas por el Concello por lo que su formación llegó a presentar una solicitud para obtener el expediente completo de la obra. De hecho en el presupuesto del proyecto de humanización de Rosalía de Castro, valorado en 706.000 euros, no figura ninguna partida específica sobre la pantalla.

Al margen del enfrentamiento político, los efectos que ha tenido esta novedosa rotonda en el barrio do Areal han sido inmejorables. «Hay más ambiente durante todo el día, se sientan, miran. Nos vino muy bien, cambió mucho esta esquina que estaba un poco olvidada», señalaba el pasado verano un hostelero de la zona. No solo las empresas están encantadas con su glorieta, también los vecinos. «Me paro a verla porque es preciosa», decían algunos peatones tras la puesta de largo.

Ahora la fiebre por la rotonda ha pasado y los viandantes ya no le prestan tanta atención. Pero su la glorieta ha transformado esta calle para siempre, hasta una familia de patos llegó a establecerse en el estanque de la fuente.

El Concello aprobó una ordenanza que abre la puerta a instalar pantallas LED en edificios

 

 

El número de pantallas en las calles de Vigo no tardará en crecer. Además de las proyectadas en la transformación de la Gran Vía, el Concello aprobó recientemente una modificación de la ordenanza de publicidad exterior para permitir la instalación de estos elementos en la vía pública. Una enmienda que ha servido también para regular la actividad de la propia glorieta de Rosalía de Castro.

Estas pantallas funcionarán como sistemas de transmisión de publicidad. Aunque el nuevo código pone límites a la actividad para evitar la contaminación lumínica y la presencia de estos elementos en zonas protegidas como el Casco Vello o el barrio de Bouzas, donde quedará vetada su presencia. Asimismo, para instalar pantallas en las fachadas de edificios catalogados será indispensable disponer de un informe favorable de los organismos competentes que autoricen su instalación.

Al mismo tiempo, será obligatorio entregar un mando a distancia a los trabajadores municipales para que puedan encargarse de apagar la pantalla de forma manual si excede los horarios permitidos. Tendrán que estar apagadas entre las 21 y las 9 horas del día siguiente.

«Es una apuesta por la modernidad de la ciudad y en algunas zonas como la Porta do Sol tendrán que estar condicionados a aquellas decisiones que tome el Concello, por ejemplo, cuando encendamos el árbol de Navidad no van a estar las pantallas disponibles», puntualizó el alcalde de Vigo, Abel Caballero, durante al anunciar la aprobación de esta renovada ordenanza.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

La rotonda de la pantalla cumple un año sin accidentes ni partidos