Ochocientas demandas se atascan en Vigo un mes después de la huelga

La oficina de reparto judicial se ve sobrepasada por la avalancha de casos nuevos

.

vigo / la voz

Un mes después de terminar oficialmente la huelga judicial que sumió en el caos a los tribunales gallegos durante casi cuatro meses, todavía quedan entre 700 y 800 demandas de ciudadanos vigueses que no han sido tramitadas ni registradas. La razón es que la oficina de reparto judicial de Vigo está atascada y los funcionarios no pueden ir a mayor ritmo ya que dedican toda su jornada a poner en orden todos los casos entrantes acumulados y los que ya estaban empantanados por el paro de febrero a junio.

A partir del 20 de mayo, la situación en los tribunales de Vigo se normalizó. En aquel entonces, había 1.300 demandas sin registrar. Una vez que, el 1 de junio, los tres últimos sindicatos firmaron el fin del paro, la oficina de reparto trabajó a destajo para poner en orden la montaña de casos atrasados. Pero el resultado ha sido como intentar vaciar de agua un cubo bajo un grifo abierto. Este departamento que clasifica y envía a cada tribunal los casos que debe examinar se ha convertido en un cuello de botella. Cuando los empleados públicos registran los casos atrasados por la huelga, aparecen otros nuevos que han presentado los abogados en las últimas semanas. Todo ello forma una bola de nieve y no hay forma de disminuir su tamaño.

Entre los casos atascados se incluyen reclamaciones de hipotecados para que los bancos les devuelvan el dinero que les cobraron de más por intereses de las cláusulas suelo, caseros que pretenden echar a sus inquilinos porque no pagan el alquiler del piso, hipermercados y grandes almacenes que quieren cobrar una deuda a un cliente que no abonó las compras que hizo con su tarjeta de fidelización, así como operadores de teléfono o compañías del gas o luz que exigen el abono de recibos atrasados.

Debido a que el ritmo de entradas de expedientes es mayor del que los funcionarios son capaces de tramitar, estos están desbordados. Este mes, trabajando a pleno rendimiento, redujeron la cola de espera en 500 asuntos porque aparecen otros nuevos que se amontonan sobre los viejos.

Los bufetes de abogados, al ver que los tribunales vuelven a la actividad, se animan a enviar nuevas demandas a través del sistema telemático LexNet. Son estos cientos de expedientes recién llegados los que taponan las salas.

Hasta 800 vigueses tienen sus demandas atrapadas en un limbo judicial, a la espera de que el funcionario abra la correspondiente carpeta en el sistema informático, la registre con un número y envíe el caso al tribunal correspondiente para que el juez lo estudie. Los funcionarios dicen que no pueden ir más rápido: «Estamos aquí desde las 7.30 horas. Entran muchas denuncias».

800

Demandas sin registrar ayer

Los funcionarios no son capaces de reducir a mayor ritmo la cola de espera de expedientes.

1.300

Demandas atascadas en mayo

Al finalizar la huelga a finales de mayo, aún había 1.300 casos de lo civil sin registrar.

800

Demandas sin registrar ayer

Los funcionarios no son capaces de reducir a mayor ritmo la cola de espera de expedientes.

Los concursos de acreedores crecen un 20 % respecto a hace un año y ya rozan la veintena

A pesar de padecer cuatro meses de huelga, el Juzgado de lo Mercantil número 3 de Pontevedra, con sede en Vigo, ha tramitado 18 concursos de acreedores en lo que va de año, un 20 % más que hace un año, cuando solo hubo 15.

El repunte se debe a la suspensión de pequeñas empresas sin que haya ninguna que sea líder en su sector o arrastre a otras en su caída. También hubo algún concurso de personas particulares que quieren negociar con los acreedores una quita de sus deudas.

En las últimas semanas, el juzgado declaró el concurso de varias firmas. Entre ellas figuran, la empresa de alimentación Fin Export 96 SL, con sede en la calle Coruña de Vigo. El tribunal ha abierto la fase de liquidación.

Otro caso es el de Rocío Fernández SLU, una firma de Nigrán dedicada al diseño y la decoración de cocinas y baños. El juzgado ha declarado su disolución y la entrada en la fase de liquidación.

La sala también ha declarado el concurso de la sociedad Ekipo Sociedad Suministradora de Mobiliario SL, con sede en la avenida Ricardo Mella, en Vigo. Se trata de una tienda de muebles de Saiáns.

Por otra parte, el tribunal ha decretado el concurso de la Sociedad Gallega de Mariscadoras/es por la carencia de bienes con los que afrontar sus deudas. La sala acordó la extinción de dicha entidad.

No obstante, el juzgado también tiene que poner al día diversos expedientes acumulados durante la huelga, por lo que podrían entrar nuevos casos en los próximos días.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Ochocientas demandas se atascan en Vigo un mes después de la huelga