Los universitarios mayores de España tendrán Erasmus gracias a una viguesa

Marina Troncoso, presidenta de los estudiantes sénior, firmó un protocolo con el Imserso


vigo / la voz

Los mayores de ahora no están dispuestos a que los identifiquen solo con balnearios o viajes a Benidorm, algo que por otra parte no desprecian. Sin embargo, apuestan fuerte por la actividad intelectual, tal como defiende la viguesa Marina Troncoso desde la presidencia de la Confederación Estatal de Alumnos y Programas Universitarios de Mayores (Caumas). Apenas aterrizada en el cargo, ha aprovechado para firmar un protocolo con el Imserso que permita a los universitarios sénior disfrutar también de una especie de Erasmus. Se aplicará en la temporada 2019-2020 dentro del programa de turismo del Imserso e incluirá mil plazas para toda España. Podrán viajar a cuatro universidades europeas, aún sin determinar, aunque entre los países que se barajan figuran Rumanía, Hungría y Polonia. A cambio, los extranjeros acudirán a las universidades de Santiago, Salamanca, Alcalá de Henares y Mérida.

Aunque el acuerdo fue suscrito con Carmen Balfagón, la anterior directora general del Imserso, Marina Troncoso no duda que seguirá adelante, al haber tenido su propuesta mucha aceptación. De hecho, ya la venía fraguando desde su cargo de vicepresidenta. En principio, la estancia será de una semana y estaría financiada por el Imserso, pero no se descarta que en un futuro pueda ampliarse. «En caso de que haya mucha demanda hasta el punto de que supere la oferta, el acceso podría hacerse por sorteo. De todas formas, no todo el mundo quiere ir una semana a Budapest, por poner un ejemplo», comenta la presidenta de Caumas, una entidad que en la actualidad agrupa a más de 60.000 personas matriculadas en los programas universitarios de mayores de 76 universidades.

Pero su labor no se queda en esta iniciativa. En la actualidad prepara una guía docente siguiendo las normas del plan Bolonia en la que se dan a conocer aspectos de esta etapa de la vida. La pretensión es que sea una asignatura para ofertar en los distintos niveles educativos: universidad, instituto y colegio. «Así se dará a conocer a todas las edades, cambiando el paradigma del envejecimiento como algo negativo hacia un envejecimiento participativo, productivo, saludable y sostenible», dice. Las enseñanzas se basarán en el libro blanco de Caumas, presentado en sociedad en mayo y con el que Marina Troncoso se estrenó en el cargo. El título Asignatura pendiente en el siglo XXI (Conocer el proceso del envejecimiento y la etapa de la vejez) lo dice todo.

Entre las distintas cuestiones que aborda el libro figuran las distintas denominaciones que reciben las personas en esa etapa de la vida: viejos, ancianos, tercera edad, cuarta edad, jubilados, personas mayores, adultos, mayores. En recientes trabajos sobre el tema realizados entre la población española, el 51 % considera el término más adecuado el de mayor, al entender que es más descriptivo y neutro, libre de componentes peyorativos; el 23 %, tercera edad; el 14 %, anciano; y solo el 5,5 %, viejo. El hecho de ser joven o viejo, aparentemente tan simple, se torna incierto cuando se percibe que la noción de juventud y vejez sufren serias transformaciones a lo largo de la existencia. «Cuando tenemos 5 años, el viejo tiene 30; cuando llegamos a los 40, el viejo no puede tener menos de 70; y cuando estamos en los 80 el viejo es siempre otro porque no podemos reconocer la vejez en nosotros mismos, solo podemos verla en otros, aunque ellos tengan nuestra edad», recoge el libro.

La labor de Troncoso en el ámbito estatal no impide que siga pendiente de la situación de los mayores en la Universidad de Vigo, como presidenta de la junta directiva. «El rector actual, Manuel Reigosa, dijo que iba a potenciar el programa y a dotarlo de personal, así como de identidad propia, que ahora no tiene, no tenemos oficina propia. Somos 600 alumnos mayores de la Universidad de Vigo, más que muchas facultades», indica la presidenta. Cerca de un 30 % tienen carrera universitaria.

No cree que ubicarlos en la sede de O Berbés, como se dijo en algún momento, sea buena idea porque no hay espacio, pero tiene claro que necesitan una ubicación. En la actualidad disponen de un espacio que les prestan en Empresariales. «Queremos que la Universidad de Vigo se implique más, que se lo tome en serio, que programe salidas culturales. Antes había más y se fueron suprimiendo. Es necesario recuperar lo perdido y, por ejemplo, tener asignaturas troncales», apunta.

Advierte que hay alumnos brillantes de distintos sectores a los que hay que dar más participación dentro de la institución como asesores sénior, máxime cuando no cobran por impartir sus enseñanzas.

 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

Los universitarios mayores de España tendrán Erasmus gracias a una viguesa