La concesionaria del auditorio reclama 74,5 millones pero intenta no ir a juicio

Pazo de Congresos está dispuesta a rebajar la indemnización en 28 millones de euros

.

vigo / la voz

Pazo de Congresos S.A., la empresa concesionaria del auditorio Mar de Vigo, reclama 74,5 millones de euros al ayuntamiento en concepto de indemnización por haber rescindido el contrato de explotación previsto para 60 años. Pero la compañía está dispuesta a rebajar sustancialmente la cifra porque su reclamación es por ahora administrativa y no quiere acabar en un juicio contencioso. Por eso está dispuesta a admitir una cantidad mucho menor. El alcalde, Abel Caballero, da por supuesto que se llegará a un acuerdo en torno a los 35 millones de euros. Con este dinero la concesionaria podrá hacer frente a sus proveedores y se evita, además un largo proceso judicial contenciosos administrativo. La empresa prefiere un buen acuerdo a un mal pleito que duraría años y al Concello también le conviene llegar a un acuerdo cuanto antes para ajustar el desembolso al techo de gasto permitido este año. El pacto está a punto de cerrarse pronto porque «va por buen camino», según el alcalde, Abel Caballero.

Pazo de Congresos recibió 28 millones de euros en subvenciones publicas y al romperse el contrato, el Concello y la Xunta podría reclamar las ayudas, pero no lo van a hacer porque tienen todas las de perder ya que el concurso fue declarado como «fortuito», es decir no por mala gestión de la empresa sino por otras circunstancias sobrevenidas. Entre ellas se encuentra el hecho de que se preveía ganar mucho dinero alrededor del auditorio y estas previsiones no se han cumplido porque no se peatonalizó la zona como se había anunciado, tampoco se conectó el auditorio con el hotel ni se arreglaron todas las ruinas que rodean el auditorio. Las calles adyacente son un foco de marginalidad por las noches y los clientes del hotel Eurostar se cruzan a veces con escenas poco recomendables.

A precio de ganga

Abel Caballero, aseguró que la operación de rescate del auditorio Mar de Vigo, «a precio de ganga», resultará «magnífica» para los intereses de la ciudad.

Caballero recalcó que la operación evaluada en 35 millones «no le costará a la ciudad ni un euro de impuestos», ya que se financiará con la venta del hotel Samil y el del auditorio. Ni obligará a «desviar inversión» prevista para otras actuaciones, ya que «una parte importantísima» se pagará con enajenación de activos, y otra parte, con remanentes de tesorería. Tampoco implicará desequilibrios financieros ni presupuestarios, que es lo que según él pretende el PP: «que fuéramos intervenidos».

«Es una operación magnífica para esta ciudad. Es que somos unos fenómenos», proclamó Caballero, quien se felicitó por recuperar para lo público la gestión de «una obra monumental, la catedral de la cultura de Galicia».

Culpó al PP de haber llegado a este punto, primero, porque la adjudicación a la concesionaria se resolvió cuando gobernaba este partido en la ciudad, y segundo, porque hizo la ley por la cual la Administración recupera las concesiones en las que la empresa concesionaria no obtenga rentabilidad, y además la tiene que indemnizar.

Caballero hizo hincapié en que el PP «hablaba de una indemnización de 80 millones» y de que «se iba a cerrar el auditorio» cuando trascendió la solicitud de liquidación de la UTE concesionaria, e insistió que finalmente la operación saldrá «por menos de la mitad, en torno a los 35 millones... a precio de ganga».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

La concesionaria del auditorio reclama 74,5 millones pero intenta no ir a juicio