Recomiéndame, que estuviste allí

Trazers es una red social de información turística que funciona como una guía de bolsillo personalizada; está basada en la cooperación entre usuarios: comparten sus experiencias y recomendaciones a través de vídeos geolocalizados para que otros hagan sus propia rutas


Redacción / La Voz

Qué ver. A dónde ir, en qué detenerse. Qué compensa y qué no. Qué comer, cómo y cuándo. Dónde dormir y dónde mantenerse despierto. Por qué. Cómo hay que hacerlo aquí y cómo allí. Con cuál de todas las opciones vale la pena quedarse.

De la planificación dependerá el éxito de un viaje. No lo es, pero podría ser esta perfectamente la máxima de Trazers, una red social gallega engendrada por y para el viajero: una plataforma, camino de ser la guía turística de bolsillo por excelencia, que aglutina experiencias y sugerencias en forma de vídeos. La recomendación es su fuerte, su fuente de alimentación, esa valiosa información que todo turista aspira a poseer: para que no le timen, para no perder el tiempo, para exprimir al máximo el destino que se visita.

Porque de eso va el juego: del disfrute, del aprovechamiento. De ir más allá. De no volver a casa con deberes pendientes y, de hacerlo, de regresar con el convencimiento de que lo visto, lo vivido, lo conocido, ha merecido la pena. «Tarde o temprano, en nuestros viajes, limitados a lo recomendado en las guías de papel o en reseñas que normalmente hacían referencia a lugares destacados y de sobra conocidos, acabábamos sintiendo la necesidad de conocer más -expone Xoán Molares, fundador de Trazers-. Nos quedábamos sin ver esos rincones con encanto que solo descubres si te lo enseña un amigo que vive allí». «Del mismo modo -continúa-, siempre decimos que sin irse muy lejos, a 30 kilómetros a la redonda de donde vivimos, hay lugares espectaculares que seguramente aún no conocemos». Su plataforma los pone en el mapa, pero además los muestra tal y como son, sin trampa ni cartón: «Una foto y una buena reseña pueden engañar y hacerte perder parte de tu tiempo en el viaje. Sin embargo, el vídeo no engaña y permite transmitir más información, veraz y de primera mano, de manera ágil».

Vídeos geolocalizados. Piezas vivas que permiten apuntes, valoraciones, que pueden (y deben) ser compartidas y enriquecidas, y que generan comunidad. Esto es Trazers: un directorio dinámico, puesto en marcha en noviembre del 2015 que hoy, tres años después, cuenta con más de 4.000 clips audiovisuales, conocidos en su particular jerga como trazes (rastro, huella, pista). Pilotan la empresa seis personas, esparcidas por toda España: cinco dedicadas al desarrollo y al márketing, y desde Vigo, donde se ubican sus oficinas, Xoán Molares, socio fundador. «Parece que este tipo de proyectos están reservados solo para grandes ciudades como Madrid o Barcelona, o directamente Silicon Valley -reflexiona-, pero la verdad es que creemos que las ventajas que ofrecen lugares como Galicia, donde hay mucho talento joven y ávido de involucrarse, superan a las desventajas».

Xoán es una de esas personas convencidísimas de lo que te cuenta: si te gusta recorrer y conocer el mundo, esta es tu red social. Dice que les han definido como una mezcla entre Youtube y Facebook enfocada a los viajes, pero discrepa o, más bien, matiza: «En Trazers los vídeos están geolocalizados en el mapa y entre ellos nunca encontrarás sugerencias de tutoriales de nudos de corbata, vídeos de productos o videoclips; tampoco el último debate político, fotos de bebés o vídeos de gatitos, como sí sucede en la plataforma de Zuckerberg». Solo viajes. «Y lugares increíbles».

Poniendo de ejemplo lo conocido, para acabar de entenderlo mejor, en Trazers uno puede trasladarse hasta el banco más bonito del mundo, escuchar cómo silba el viento en los acantilados de Loiba, comprobar de qué color es el mar un día plomizo y cómo es el paseo hasta el punto en el que se funden Cantábrico y Atlántico. También saber qué tipo de ambiente hay en las fiestas de Cangas o qué pinta tiene el famoso arroz con bogavante de Rinlo. Entrar en Casa Marcelo. Dar con calas escondidas que no aparecen en ningún manual. Son miles los usuarios que alimentan este catálogo de piezas audiovisuales que actualmente cubren un total de 90 países distintos. «Desde lugares poco conocidos de España, como el Pozo de los Humos en la provincia de Salamanca o las Bardenas Reales en Navarra, hasta viajes en globo por encima de los 3.000 templos de Bagan, las vistas desde algunos de los edificios más emblemáticos del mundo o parajes naturales en los cinco continentes de los que muchos no habíamos oído hablar», detalla Molares. Y lo hacen por amor al movimiento, al viaje. No hay contenidos por encargo y, además, la herramienta es totalmente gratuita. «Y lo seguirá siendo. Tampoco se comercializan, bajo ningún concepto, datos de usuarios a terceros», aclaran. ¿De qué viven entonces sus responsables? «La monetización procede fundamentalmente de la venta de espacios publicitarios y otras soluciones, aunque ahora estamos centrados en crecer y no nos preocupa tanto». Sí trabajan, sin embargo, en estimular a sus usuarios más activos, a los que más y mejor contenido generan. Desde el pasado febrero, los autores reciben una compensación económica cada mil visitas a partir de las 50.000 visualizaciones. Son ellos, los trazers, los que tejen esta red. Los que nos permiten viajar como si allí donde fuésemos tuviésemos un amigo dispuesto a recomendarnos siempre lo mejor.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Recomiéndame, que estuviste allí