Apoteosis de fuego y agua en una noche mágica de San Xoán

Millares de personas celebraron la entrada del verano alrededor de 31 grandes hogueras autorizadas


vigo / la voz

Fuego y agua en Vigo. Millares de personas celebraron en la ciudad y su comarca la entrada del verano y la festividad de San Xoán donde el fuego purifica y quema las cosas viejas de los meses oscuros del invierno y da paso a la lozanía del verano, cuando las hierbas aromáticas perfuman el agua que lava y sana.

Pero las fuerzas oscuras también estuvieron presentes. El imperio contraatacó en Teis. Los personajes de la saga de La Guerra de las Galaxias fueron los invitados de honor a la fiesta de uno de los barrios más luchadores de la ciudad. En esta ocasión dejaron de lado sus reivindicaciones y celebraron la fiesta siguiendo los cánones de la tradición. Anxo Iglesias, secretario del colectivo vecinal que se reunió en una finca del Camiño Maceiras, señaló que siempre en su casa el día de San Xoán la familia se lavó con el agua perfumada de las hierbas aromáticas de San Xoán. La asociación de vecinos organizó una fiesta en la que se despacharon cientos de sardinas. La ración de cinco pescados valía cinco euros. Ese era el precio más habitual en las celebraciones que jalonaron los diferentes barrios y parroquias de Vigo.

Otra de las hogueras emblemáticas se desarrolló en la plaza do Berbés donde se dieron cita miles de vecinos que contemplaron la escenificación de un aquelarre y olvidaron sus problemas cotidianos

La preparación de San Xoán en Praia América a vista de pájaro Un dron recorre el cielo de Nigrán mientras se gestan las hogueras

Bouzas fue otro de los lugares de visita obligados para las autoridades encabezadas por el alcalde, Abel Caballero. En la antigua villa la hoguera fue seguida por miles de participantes que tenían el aliciente del paseo marítimo y la playa, con una oferta muy amplia de lugares para tapear y beber de forma tradicional. Los escasos aparcamientos que hay en la parroquia estuvieron muy disputados.

En los el término municipal se celebraron un total de 31 hogueras autorizadas, por todos los barrios y parroquias, desde Saiáns a Teis. Las normas eran estrictas en cuanto a altura y combustible. Las piras no podían superar los cuatro metros y el material utilizado tenía que ser madera y cartón. También se les exigía estar retiradas de las fachadas y del cableado.

Los bomberos realizaron un enorme despliegue para que todo estuvieses en orden. Antes de que se prendiesen los fuegos comprobaron que todos los solicitantes, que eran mayoritariamente asociaciones de vecinos y sociedades, cumplían las normas. «No ha habido ningún problema», señalaron fuentes del colectivo antes de que entidades y vecinos iniciasen el ritual del fuego purificador que acaba convirtiéndose en brasas que se saltan al calor de los deseos.

En Samil las hogueras no están autorizadas pero se hacen. Muchos celebrantes acaban en el agua dándose un chapuzón, los bomberos también desplazaron hasta esta zona una lancha con buceadores. Durante la noche se movilizaron 21 bomberos a los que se añadieron otros 6 de refuerzo y otros 6 más con buceadores para las playas, acompañados de un coche de apoyo. La Policía local movilizó a un centenar de efectivos entre la tarde y la madrugada de San Xoán. Los mandos estuvieron atentos a cualquier incidencia. La Policía Nacional también estableció un potente dispositivo para actuar en incidentes y altercados.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Apoteosis de fuego y agua en una noche mágica de San Xoán