«Esto es una bomba en verano, que no digan que no avisamos»

Vecinos del Rocío limpian las fincas abandonadas del barrio por miedo a los incendios


vigo / la voz

La desbrozadora zumba como en una película de terror. Jesús Sánchez vive en una selva. La que rodea su casa en el corazón del Rocío, el barrio situado entre Bouzas y Coia. «Esto está peor que hace un año y lo vecinos venimos a cortar la maleza porque nadie lo hace», señala. Se trata de fincas abandonadas, en su gran mayoría, por promotoras inmobiliarias que quebraron. Su patrimonio quedó en manos de los bancos y estos no les prestan ninguna atención. Debido a las lluvias que han caído durante todo el inverno y la primavera, los árboles y las silvas que los rodean han crecido hasta alcanzar una altura considerable que a veces no deja ver las viviendas que se hallan detrás. «Aquí hay 15.000 metros cuadrados que son una bomba. A los particulares se les exige que limpien las fincas y en cambio a los bancos no se les reclama nada», concluye Sánchez.

Pero no todos los terrenos son propiedades bancarias. Algunos pertenecen a vecinos que «no los cuidan porque son personas dejadas». José Manuel Costas, presidente de la asociación vecinal Camiño Vello de Coia, presentó un escrito en el Concello el pasado 30 de mayo en el que denunciaba el estado de abandono de las fincas de la zona. Según su escrito, «atopamos ao longo do Camiño Soutelán parcelas con maleza e matorral sen limpar, estando próximas a domicilios».

En la calle Isidoro Romero Caballero se da el mismo problema, lo que origina «inseguridades para os veciños». En la denuncia que formularon se pone de relieve que una de las parcelas que está llena de maleza se encuentra habitada.

En la misiva registrada en la Praza do Rei también se pone de relieve que «é obriga do Concello garantir a seguridade dos veciños mediante a supervisión e ordenación da limpeza das mencionadas parcelas». Por eso exigen que se lleve a cabo una supervisión y el desbroce de las parcelas con el fin de evitar males mayores.

Jesús Sánchez señala que «si viene aquí algún incendiario como los que actuaron por la ciudad en la noche del 15 de octubre del año pasado, esto puede ser una desgracia, porque somos treinta vecinos los que estamos rodeados de maleza». «Y si hay alguna desgracia, alguien tiene que ser responsable», señala a modo de advertencia y con la preocupación en el cuerpo.

El Concello se compromete a supervisar la zona

El Concello ha prometido, ante la insistencia de los vecinos, que enviará a un funcionario para supervisar la zona. Los dueños de fincas tienen obligación de mantenerlas en buen estado. Si no lo hacen, la Administración local puede entrar en ellas y acometer la limpieza por su cuenta, y luego pasar la cuenta del coste al propietario. Recientemente, el Ayuntamiento de Vigo ha aprobado una normativa que incluso va más allá, ya que le faculta para expropiar fincas que lleve años abandonada e inscribirla en un registro de solares para sacarlas posteriormente a subasta. El gobierno municipal ha anunciado que ya ha inscrito en este registro un total de 47 solares baldíos, pero por ahora ninguno ha salido aún a licitación pública para darle uso.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«Esto es una bomba en verano, que no digan que no avisamos»