Los prejuicios no salen en la foto

Una exposición enfrenta a 17 personajes conocidos con 17 personas con autismo. Esteban de la Iglesia y Manu Suárez son los autores de la muestra que comisaria Monse Cea


vigo / la voz

La exposición Como me presento? 17 encontros fotográficos para recoñecerse nas persoas con TEA no es una muestra al uso. Su premisa parte de cuestionarse la forma en que se construye la identidad social de las personas con capacidades diversas. Por eso los fotógrafos Esteban de la Iglesia y Manu Suárez, componentes del colectivo La Diapo Fotografía, y la comisaria Monse Cea invitan a reflexionar sobre la brecha existente entre ellos y los supuestamente normales.

Esteban de la Iglesia es el autor de la idea de la que parte un proyecto complejo y «difícil de comunicar», admite la comisaria sobre un trabajo «bastante diferente respecto ao que se adoita a facer cando se tratan estes temas de interese social. É unha achega física e emocional a través da poética do encontro, coas personas co trastorno de espectro autista». Cea recuerda que cuando se hacen actividades relacionadas con personas diferentes a los normales, siempre se ofrece una imagen publica asociada a las terapias, talleres ocupaciones, actividades didácticas, formativas e integradoras. «O primeiro plantexamento que temos é descontextualizar a esas persoas desa imaxen».

La segunda barrera que quisieron saltar también esquiva prejuicios proponiendo un hecho creativo en el que la cámara de fotos sirve de apoyo para generar un encuentro entre personas con TEA y otras con una imagen pública. El actor Luis Tosar, el científico Ángel Carracedo, el artista Francisco Leiro, los músicos Xosé Manuel Budiño y Sés, la escritora Ledicia Costas o el arquitecto César Portela fueron algunos de 17 los participantes en los encuentros entre perfiles conocidos y otros que son realidades silentes que solo brotan cuando se habla de sus problemas. Los pusieron en una situación un poco forzada (para todo el mundo en esa situación, con o sin TEA) para ver cómo se desenvolvían en equidad. Las sesiones se desarrollaron en espacios también alejados de su entorno, como el panóptico del Marco, el vestíbulo del CGAC, la Fundación Torrente Ballester de Ferrol, el Teatro Principal de Compostela o un edificio de la USC. La exposición se puede visitar en la sala I de Afundación (Policarpo Sanz, 24) hasta el 30 de junio de lunes a sábado de 17.30 a 20.30h.

La muestra recrea un set fotográfico profesional, que reivindica

La exposición despliega soportes y dispositivos distintos con el objetivo de proponer al visitante relatos complementarios. En lo tocante a dispositivos, el montaje se resuelve mediante 28 fotografías en blanco y negro en mediano y gran formato, una instalación y una videoproyección.

La obra que recibe al espectador es la recreación de un set fotográfico para hacer retratos que es un alegato a favor de la profesión. La instalación actúa como un objeto de funcionamiento simbólico que invita a hacerse fotos para recuperar esa actividad como acto de interrelación social. En los laterales se puede realizar un recorrido, no narrativo, por las 17 sesiones fotográficas en las que basa el proyecto. Destaca la imagen que representa el estudio permanente de La Diapo, en Santiago de Compostela, donde los fotógrafos suelen realizar sus retratos. Pero la columna vertebral de la muestra es el espacio central, conformado por 10 fotografías en gran formato. A continuación, la exposición se cierra con una proyección de vídeo formada por una selección más amplia de imágenes generadas en las sesiones.

 «Un xogo de espellos»

Monse Cea insiste en la idea de que la realidad de la imagen fotográfica está plagada de convencionalismos culpables de crear identidades sociales monolíticas que perjudican la relación entre las personas. Por eso esta muestra busca otras vías al exhibir la la tramoya de una sesión de fotografía, el retrato del retrato o en sus propias palabras, «un xogo de espellos que abre a porta ao espectador para que interprete de xeito diferente esa realidade sesgada que vemos cada día e para que pensemos como construimos a nosa propia imaxen social e a dos demais».

La comisaria

Monse Cea (1970), comisaria independiente compostelana, nacida en León por casualidad, es licenciada en Historia del Arte por la Universidad de Santiago (USC) y máster en Arte Contemporánea por la Universidad de Vigo. Fue adjunta a la dirección de la Fundación Granell y ha organizado exposiciones en toda Galicia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Los prejuicios no salen en la foto