120.000 vigueses estrenan el turno digital en el centro de salud

En A Doblada ya funciona, a Rosalía llega este mes y después empieza en Coia


Vigo / la voz

Hay centros de salud en que los médicos de familia pegan una voz desde la mesa de la consulta para que pase el siguiente, los hay en los que llaman a los pacientes desde la puerta en tandas de cuatro o cinco, hay otros en los que la lista de usuarios cuelga de la puerta y se impone la autogestión. Las salas de espera de cada centro de salud son diferentes, pero ahora empiezan a caminar hacia la unificación. El Servizo Galego de Saúde ha empezado a probar en Vigo las máquinas digitales que expiden el turno de atención médica.

Son similares a las que ya existen en los hospitales Álvaro Cunqueiro y Meixoeiro. Cuando el usuario llega, introduce su tarjeta sanitaria en una máquina, que el Sergas llama punto de información multimedia o quiosco, y esta le otorga un papel con un código de letras y números. El ciudadano se sienta en la sala de espera hasta que en una pantalla aparece su código. Cuando sale, entra en consulta.

Lo que sucede entre que el paciente llega y lo llaman es que el sistema toma nota de que ha llegado y en el ordenador del médico queda constancia de que el paciente está allí y así lo puede llamar. Con esto se evitan situaciones habituales, como que el médico llame a un paciente que todavía no ha llegado y se generen demoras para el resto. El sistema va reordenando a los pacientes según llegan al ambulatorio, pero esto no significa que los que llegan antes vayan a ser atendidos antes: los turnos de citación se respetan, pero se optimizan los tiempos.

Los centros de salud que estrenan las máquinas son A Doblada, Rosalía de Castro-Beiramar y Coia. En el primero comenzaron este mes, está previsto que la próxima semana llegue al del centro de la ciudad y el de Coia quedará para más adelante. Este último iba a ser el primero, pero las quejas del personal facultativo, por falta de información, retrasaron la puesta en marcha.

Según las cifras de población asignadas a cada centro de atención primaria del Sergas, la medida está llegando a alrededor de 120.000 personas. Fuentes oficiales del área sanitaria de Vigo explican que la idea es extenderlo a todos los demás en el futuro, aunque todavía no existe un calendario de implantación ni ninguna previsión de plazos. Según cómo funcione en estos tres centros, se llevará a los demás.

Cada punto de información -la máquina donde se introduce la tarjeta- cuesta al Sergas en torno a 3.300 euros. Por cada pantalla -la que se coloca en la sala de espera- y su instalación, la administración sanitaria gasta unos 1.800 euros.

El Sergas confía en que al haber implantado el sistema en el Cunqueiro desde su apertura, hace ya casi tres años, muchos de los problemas iniciales que suelen tener estos sistemas queden ya superados. En el nuevo hospital de Beade, al principio los usuarios no se aclaraban demasiado. Por eso el Cunqueiro encomendó a algunos celadores la tarea de ayudar a los pacientes. Se dan casos de personas a las que no les funciona la tarjeta sanitaria y, entonces, tienen que acudir al mostrador a que el personal les dé el turno desde un ordenador.

3.300 euros

Punto de información

Es lo que cuesta cada máquina al Sergas. Las pantallas rondan los 1.800 euros.

Los pediatras de seis ambulatorios pasarán consulta solo de mañana en julio y agosto

Seis centros de salud de Vigo y su área se quedarán sin servicio de pediatría durante las tardes el próximo verano, en los meses de julio y agosto. Se trata de los ambulatorios de Coia, Navia, Nicolás Peña, Lavadores, Rosalía de Castro y Tomiño. Concentrarán toda la atención infantil en las mañanas. Son los centros de salud en los que existe el turno deslizante, es decir, pediatras que algunos días pasan consultas por las mañanas y otros, por las tardes. La actividad se concentrará toda por las mañanas.

Según el Sergas, el motivo que ha llevado a esto es que no existen posibles pediatras sustitutos que estén en el paro y a los que se pueda contratar, y el personal tiene derecho a disfrutar de sus vacaciones. Esta medida, según el Sergas, tiene «un carácter excepcional e transitorio». Siempre será un compañero del médico infantil implicado el que dé la asistencia al paciente.

La administración sanitaria llama a los padres a acudir a urgencias si necesitan asistencia sanitaria por las tardes de verano que no pueda esperar, del mismo modo que se hace el resto del año.

El gerente del área sanitaria de Vigo, Félix Rubial, destacó esta semana que con esta medida «queda garantida a cobertura sanitaria».

Entre los seis centros de salud afectados suman una población infantil de 17.000 niños aproximadamente. No todos están afectados, solo los que tienen consulta de tarde, que son una minoría. Según el Sergas, pasado el verano se volverá a la normalidad y se recuperarán los turnos vespertinos en los ambulatorios afectados.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

120.000 vigueses estrenan el turno digital en el centro de salud