Cientos de vehículos retenidos por la justicia saturan el depósito de la grúa

María Jesús Fuente Decimavilla
maría jesús fuente VIGO / LA VOZ

VIGO CIUDAD

XOAN CARLOS GIL

Los propietarios de los automóviles paralizados no pagan por estancia ni por custodia

23 may 2018 . Actualizado a las 18:51 h.

Al depósito municipal de la grúa le quedan cuatro días para saturarse como consecuencia de la cantidad de vehículos almacenados desde hace meses e incluso años. El mayor problema lo constituyen los amontonados por las órdenes de paralización dictadas desde distintos juzgados. En torno a cuatrocientos se calcula que están en esta situación, lo que obliga a la empresa concesionaria a destinar una planta de sus instalaciones a almacenarlos. Algunos de los automóviles se encuentran en el depósito desde que la actual empresa se hizo cargo de la concesión hace once años al no haberse levantado la orden de paralización, perderse los expedientes o no hacerse cargo nadie. Al perjuicio que supone la ocupación de espacio se suma el económico, ya que ni propietarios ni juzgados abonan nada por depósito ni por custodia.

«Es una carga tanto para la empresa como para el Concello. En algunas ciudades del País Vasco enviaron una carta a los juzgados para cobrarles por depósito y custodia y lo que hicieron fue crear ellos su propio depósito. En otras ciudades les pasan la factura correspondiente», indica Juan Lago, trabajador de la concesionaria y delegado de la CIG. Recuerda que hay otras circunstancias en las que tampoco se cobra la retirada de vehículos. Es el caso de las mudanzas, en las que la grúa se ve obligada a retirar los coches estacionados en el espacio solicitado para llevarla a cabo sin cobrar por el servicio. «En algunas ciudades se paga», apunta Lago.

Otro ejemplo curioso se produce en las inmediaciones de Balaídos: «En la zona de la grada de Marcador se prohíbe estacionar excepto en los días de partido. En este caso los coches se dejan allí o se mueven de un lado para otro sin cargo», comenta.