Cientos de vehículos retenidos por la justicia saturan el depósito de la grúa

Los propietarios de los automóviles paralizados no pagan por estancia ni por custodia


vigo / la voz

Al depósito municipal de la grúa le quedan cuatro días para saturarse como consecuencia de la cantidad de vehículos almacenados desde hace meses e incluso años. El mayor problema lo constituyen los amontonados por las órdenes de paralización dictadas desde distintos juzgados. En torno a cuatrocientos se calcula que están en esta situación, lo que obliga a la empresa concesionaria a destinar una planta de sus instalaciones a almacenarlos. Algunos de los automóviles se encuentran en el depósito desde que la actual empresa se hizo cargo de la concesión hace once años al no haberse levantado la orden de paralización, perderse los expedientes o no hacerse cargo nadie. Al perjuicio que supone la ocupación de espacio se suma el económico, ya que ni propietarios ni juzgados abonan nada por depósito ni por custodia.

«Es una carga tanto para la empresa como para el Concello. En algunas ciudades del País Vasco enviaron una carta a los juzgados para cobrarles por depósito y custodia y lo que hicieron fue crear ellos su propio depósito. En otras ciudades les pasan la factura correspondiente», indica Juan Lago, trabajador de la concesionaria y delegado de la CIG. Recuerda que hay otras circunstancias en las que tampoco se cobra la retirada de vehículos. Es el caso de las mudanzas, en las que la grúa se ve obligada a retirar los coches estacionados en el espacio solicitado para llevarla a cabo sin cobrar por el servicio. «En algunas ciudades se paga», apunta Lago.

Otro ejemplo curioso se produce en las inmediaciones de Balaídos: «En la zona de la grada de Marcador se prohíbe estacionar excepto en los días de partido. En este caso los coches se dejan allí o se mueven de un lado para otro sin cargo», comenta.

A los cientos de vehículos paralizados por orden judicial se suman los abandonados por sus propietarios sin más. La mayoría de las veces los dejan para evitar pagar la multa. En la actualidad la recuperación del vehículo supone 136 euros, a los que se suman otros 200 de la sanción. Teniendo en cuenta que cada día que pasa de estancia es preciso pagar 10,25 euros, en los casos de coches viejos no les compensa.

Hace un año y medio el Concello modificó la normativa para evitar la acumulación de automóviles en esta situación. En la actualidad, si no se recogen en un plazo de 30 días naturales, aparecen publicados en el Boletín Oficial de la Provincia y transcurrido un mes sin que se reclamen el Concello prosigue su tramitación para ponerlos a la venta o destinados a chatarra.

«No sé qué pasa porque se abren los expedientes, pero los coches siguen aquí amontonados, hay unos 200 pendientes de salir. No sé si es que no se subastan o que no los quiere nadie», destaca el representante de los trabajadores. Y eso que en la actualidad la situación se ha ido normalizando tras el repunte de vehículos abandonados como consecuencia de la crisis económica.

En este momento la capacidad de acogida diaria del depósito municipal de la avenida de Madrid ronda las cincuenta plazas de las 850 que posee, mientras que la media de vehículos recogidos al día se sitúa entre 30 y 40. Las horas de menor actividad son las nocturnas, en las que solo se suele actuar si se producen molestias en garajes u otras situaciones muy concretas.

El Concello subastará en un mes treinta automóviles abandonados

El Concello tiene previsto subastar o destinar a chatarra 31 automóviles abandonados por sus propietarios en el depósito municipal de la grúa. El Boletín Oficial de la Provincia ha publicado esta semana los datos para que quienes acrediten ser los dueños de alguno de ellos puedan reclamarlos. Si transcurrido un mes no lo han hecho, en ese caso la administración local continuará la tramitación para su venta en puja pública o para la entrega como tratamiento residual a un centro autorizado.

Entre los vehículos hay modelos de todo tipo. Desde un Chevrolet Matiz, hasta un Toyota Yaris, pasando por Mercedes Benz E 220 y A 160, BMW 318 o un Nissan Primera 5P. También se incluyen dos bicicletas.

Lo que ha descendido de forma considerable es el abandono de coches en las calles. La campaña emprendida por el Concello a finales del 2016 dio sus frutos y en la actualidad apenas se registran este tipo de casos. Un coche se considera legalmente abandonado si no se mueve en el plazo de un mes. No obstante, si carece de matrícula el plazo puede acortarse, igual que si se encuentra averiado, no ha pasado la ITV o carece de seguro.

Antes de la retirada, el proceso se lleva con la mayor meticulosidad, lo que incluye incluso marcas en el suelo para confirmar que permanece parado. Se trata de evitar errores como el registrado hace ocho años. Entonces se consideró abandonado un automóvil que, según su propietario, no lo estaba, porque no ofrecía apariencia de abandono ni carecía de las correspondientes placas de matrícula.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Cientos de vehículos retenidos por la justicia saturan el depósito de la grúa