La Xunta también quiere frenar la peatonalización de la Porta do Sol

Patrimonio pone pegas a una escalera y una chimenea junto a un edificio protegido

.

vigo / la voz

Además de la reforma de la Gran Vía, la Xunta también pone reparos a otro de los proyectos estrella del alcalde de Vigo, Abel Caballero, para rubricar esta legislatura: la construcción de un túnel y la peatonalización de la Porta do Sol. El túnel aprovecharía el párking subterráneo existente, que lleva dos años y medio cerrado, y permitiría convertir la Porta do Sol en una gran plaza de encuentro ciudadano sin tráfico ni, por tanto, riesgo de atropellos.

El proyecto conlleva dos actuaciones que la Xunta ve incompatibles con el entorno histórico. Una de ellas es una escalera mecánica en la calle Carral. Iría recubierta con una estructura acristalada con un armazón metálico de color rojo Vigo y sería similar a la de la Segunda República. Patrimonio considera que esta escalera constituye un armatoste que dificulta la visión de la Porta do Sol como un conjunto cuando se asciende de Carral. Según la Xunta, debería interponerse el «menor número de elementos para dar continuidade visual» a la plaza.

El otro reparo que pone la administración autonómica al proyecto lo constituye una chimenea del túnel subterráneo. El paso de miles de coches y autobuses cada día y la posibilidad de que convivan en el interior con un aparcamiento hace que los sistemas de ventilación del subterráneo sean muy exigentes. Los autores del diseño proponen una chimenea de evacuación de gases que estaría ubicada en una jardinera situada delante del edificio Moderno. «Non se aporta xustificación da ubicación, descoñecendo se a situación escollida obedece a razóns técnicas», dice la Xunta. Tampoco se definen los materiales con los que se haría.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

La Xunta también quiere frenar la peatonalización de la Porta do Sol