Confirman tres años de cárcel para un vigués que arrancó a mordiscos un trozo de oreja a otro

Los implicados se pelearon en la terraza de un bar de Vigo y uno le arrancó al otro el lóbulo


VIGO / LA VOZ

La Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) ha confirmado tres años de cárcel para el vigués José Manuel M.F. por arrancar a mordiscos el lóbulo de la oreja a otro durante una riña en una terraza del bar.

El implicado fue condenado previamente por la Quinta Sección de la Audiencia de Pontevedra, con sede en Vigo, y le ordenó indemnizar a la víctima con 15.025 euros por las secuelas estéticas, así como 2.000 más por la intervención quirúrgica y otros gastos.

Los incidentes ocurrieron en agosto del 2016 en la terraza de una cafetería de la avenida de Alcalde Gregorio Espino. El acusado vio a un cliente acompañado de otra mujer y se empujaron mutuamente. Se enzarzaron en una pelea, cayeron al suelo y el acusado le propinó al otro un mordisco en la oreja y le arrancó completamente el lóbulo. Perdió el lóbulo del pabellón auricular derecho y necesitó 25 días de curación. Le quedaron secuelas por un perjuicio estético debido a la cicatriz de la amputación.

El acusado recurrió la sentencia de la Audiencia alegando que el tribunal le había dado mayor verisimilitud a la versión del denunciante pese a no ver testigos. También se quejó de que había una enemistad previa con la acompañante del agredido, prueba que no se valoró. Y se quejaban de pudo haber ocurrido hechos eximentes como una imprudencia o una legítima defensa, o bien arrebato y obcecación.

El Tribunal Superior concluye que el acusado empezó la riña, es autor de un delito de lesiones con resultado de amputación. Creen que su conducta era lesiva y buscaba hacer daño a la víctima.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Confirman tres años de cárcel para un vigués que arrancó a mordiscos un trozo de oreja a otro