Tamaño, ese colchón de seguridad para seguir vivo

Los análisis de Zona Franca concluyen que la tasa de supervivencia de las grandes firmas es diez veces mayor que el de las medianas, y 30 más que el de las pequeñas; el 6,14 % de las empresas españoles están en Galicia


Redacción / La Voz

Que el tamaño importa es uno de esos lugares comunes que en ocasiones queda en entredicho. No parece el caso, sin embargo, cuando alude al mundo de la empresa. El segundo de los informes presentados por el Consorcio Zona Franca de Vigo en el último mes pone en valor precisamente la importancia de ganar dimensión para resistir a las crisis cíclicas que sacuden a la economía, y que azotan con mayor o menor severidad a las industrias de un país. Bautizado como El tamaño de las empresas gallegas 1993-2017, y presentado en el marco de la novena reunión del Foro Económico de Galicia, el estudio concluye que las grandes firmas de la comunidad tienen una tasa de supervivencia diez veces mayor que la media de las medianas, y hasta treinta veces mayor que en el caso de las pequeñas.

Para sostener esta conclusión, los autores del trabajo analizaron el comportamiento de las cincuenta mayores empresas de Galicia desde 1993 hasta nuestros días. Y los datos son elocuentes: el 90 % de ellas han logrado pervivir (16 de ellas incluso con el mismo accionista mayoritario), y solo un 10 %, apenas cinco sociedades, desaparecieron durante este período.

El informe realiza un diagnóstico sobre la dimensión del tejido empresarial de la comunidad. Y de nuevo los datos trazan un panorama que requiere de una reflexión colectiva. Las 198.923 compañías registradas en territorio galaico representan el 6,14 % del total español; el problema radica en que el 53,5 % de estas firmas no tienen asalariados, un promedio un punto y medio inferior al del conjunto del Estado.

La sangría es aún más evidente si se toman como referencia empresas con cierto tamaño. Apenas el 0,53 % de las sociedades domiciliadas en Galicia (un total de 1.035) cuentan con más de 50 empleados, cuando el promedio estatal se eleva al 0,7 %. Ganar tamaño es, pues, un reto de futuro.

Si el análisis en función del empleo arroja un dibujo preocupante, la segmentación por facturación no es más halagüeña. La comunidad contaba en el 2017 con 18.235 firmas cuyas ventas rebasaban el medio millón de euros, pero solo 172 con balances por encima de los 50 millones anuales. De nuevo aquí aparece la correlación entre dimensión y pervivencia. El 96 % de las 24 firmas que en 1993 acumulaban una facturación superior a los 50 millones (por aquel entonces aún en pesetas) siguen operativas en estos momentos, lo que da cuenta del colchón de seguridad que representa, en la mayoría de las ocasiones, contar con una estructura fornida.

El asunto del tamaño es una cuestión delicada por cuanto a ese 53 % de firmas que no cuentan con ningún asalariado hay que sumarle otro contingente del 43% que, de acuerdo con los datos del informe del Consorcio Zona Franca, apenas tienen entre uno y nueve empleados en plantilla.

La clásica brecha territorial que tradicionalmente ha acompañado los análisis de la economía gallega sí aparece en este extremo, pues el grueso de las empresas medianas y grandes se concentraba el año pasado en las dos provincias atlánticas. A Coruña y Pontevedra contaban en el 2017 con 493 y 365 sociedades, respectivamente, con más de medio centenar de trabajadores, mientras que en Ourense y Lugo apenas se localizaban 95 y 82 firmas.

A Coruña dinámica

En la misma línea, el grado de emprendimiento es singularmente alto en A Coruña (de facto la provincia que ha registrado un avance económico más destacado en el período estudiado), pues la cifra de compañías por cada cien ocupados se eleva en la provincia a 33, casi el doble que la media del conjunto del Estado y por encima de comunidades con una larga tradición industrial como Cataluña o el País Vasco. El dato sobre la iniciativa empresarial en tierras coruñesas está muy por encima de la media gallega: 18 firmas por cada cien trabajadores, el mismo que el informe presentado por Pedrosa y Lama en la reunión del Foro Económico de Galicia atribuye a la provincia de Pontevedra. Los de Lugo y Ourense revelan de nuevo esa diferencia de dinamismo que caracteriza la fachada atlántica de las comarcas de interior: 13 y 9 empresas por cada cien ocupados, respectivamente.

La comunidad apenas contaba en el 2017 con 172 compañías cuyas ventas superan los 50 millones

La tasa de emprendimiento en A Coruña está por encima de la de comunidades como Cataluña

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Tamaño, ese colchón de seguridad para seguir vivo