Caballero busca una salida para no perder los fondos europeos de la Gran Vía

Feijoo dice que ningún político puede modificar una decisión técnica de Patrimonio


vigo/ la voz

Tras el varapalo de la Xunta, obligando al gobierno municipal a cambiar el proyecto de reforma de la Gran Vía, el alcalde, Abel Caballero, busca una solución para no perder los fondos europeos con los que iba a financiarse la obra, enmarcada en el plan Edusi. «No puedo decir si están en peligro o no. Hay un proyecto presentado y hay que gastar los fondos», señaló el regidor. Europa concedió a Vigo 15 millones para fomentar la movilidad y la accesibilidad dentro del denominado Vigo Vertical. De ese montante, 9 millones son para remodelar la Gran Vía.

Patrimonio da un plazo de quince días al gobierno local para que formule sus alegaciones y propuestas porque considera que el actual proyecto no es compatible con el entorno.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, se manifestó ayer sobre el particular: «Ningún político puede modificar una decisión técnica de la Dirección Xeral de Patrimonio. Por lo tanto, le corresponde al Ayuntamiento. Y yo espero que adecúe el proyecto a las prescripciones de los técnicos de la dirección general. No puedo decir otra cosa porque sería no actuar conforme a derecho».

El alcalde de Vigo, Abel Caballero, no pudo aclarar si el nuevo proyecto que le exige la Xunta para Gran Vía estará redactado y aprobado en el corto plazo de semanas. «En quince días haremos muchas cosas» dijo Caballero, que no las concretó.

Desde la Xunta señalaron que el Concello puede enviar un escrito solicitando un plazo más amplio para redactar un nuevo proyecto. En cualquier caso tiene que haber comunicación oficial antes de tres meses porque en caso contrario, la Administración autonómica archivará el expediente de la obra y habrá que reiniciarlo más adelante, dilatando más el proceso, con el consiguiente riesgo de no tener financiación.

Según el regidor, la arquitecta de la Xunta que informó sobre el proyecto «en ningún momento» recomienda pararlo, por lo que cree que la decisión ha partido desde instancias superiores a la funcionaria por motivos «políticos» con el fin supuesto de que la obra no esté concluida para las próximas municipales. El alcalde sostiene que la parte técnica del informe de Patrimonio de la Xunta que ordena paralizar el proyecto de Gran Vía «no dice una sola palabra sobre parar la obra y no menciona incompatibilidad alguno con el contorno». La técnica dice literalmente: «O conxunto urbano do que forma parte a Gran Vía no que cabe identificar valores socias e culturais (...) debe ser preservado facendo compatibles a conservación deste patrimonio urbano co súa transformación, integrando harmónicamente as intervencións»

En la reunión en la que Patrimonio analizó el proyecto de Gran Vía, también se informó sobre Porta do Sol y el palco de Bouzas, pero estas dos últimas resoluciones aún no llegaron al Ayuntamiento, por lo que Caballero consideró «sorprendente» la rapidez en enviar el informe del bulevar.

El regidor dio cuenta de un nutrido número de expedientes municipales que llevan muchos meses en Patrimonio y están sin respuesta mientras que el de la rampa se emitió con una «prisa desmesurada». Se trata de un «escándalo sin precedentes, una decisión política, sin aval o sustento técnico alguno», opinó.

El proyecto de Gran Vía se aprobó el 21 de diciembre y fue notificado a la Xunta el 8 de enero. El 27 de marzo, la Administración autonómica envió un escrito explicando que «dado que es un espacio singular, parece que el instrumento urbanístico no dala cobertura» y, a continuación, desde Patrimonio Histórico lo reclamaron telefónicamente. El Concello lo envió el 11 de abril y «a partir de ahí comienza la movilización política», según Caballero. Veinte días después, en tiempo «récord» llega esta decisión política, remató el regidor.

Premura

La oposición urgió al alcalde a presentar« cuanto antes» un nuevo proyecto para la Gran Vía que sea acorde con el conjunto arquitectónico con muchos edificios catalogados por la Xunta, según dijo la portavoz del PP, Elena Muñoz. La concejala confía en que no se pierdan los fondos europeos si se tramita un nuevo proyecto. Y subrayó que el Concello sabía que el informe de Patrimonio era obligatorio.

Marea de Vigo insistió en que en lugar de la rampa hay que volver a instalar un tranvía circular que recorra la avenida. Para el portavoz Rubén Pérez, «la reforma no debe implicar la tala de árboles ni una rampa en medio».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Caballero busca una salida para no perder los fondos europeos de la Gran Vía