Un marciano en la galería de arte

El artista Gran Sátrapa acerca a Vigo los personajes de su Factoría de Androides


vigo / la voz

El Halcón Milenario, la sala de exposiciones alternativa en un piso que transformó un grupo de artistas en la calle Cervantes, 18, estrena mañana una nueva propuesta, la Factoría de Androides del Gran Sátrapa. Su historia, cuenta el autor de los robots, no partió de una idea, sino de un estado de ánimo: «El inicio de todo esto fue una crisis personal muy profunda de alguien que se vio atrapado en la crisis económica, se quedó sin trabajo a una edad muy complicada y vio que todo toda su vida no era nada de repente».

Para no volverse loco sin nada qué hacer, empezó a hacer dibujos de temas y personajes muy concretos. Por ejemplo, las personas responsables de su despido. Y como se movía en un entorno laboral cercano a los medios de comunicación, le rondaban también asuntos de actualidad como las estafas de las preferentes, los desahucios o los inmigrantes que se mueren cruzando el estrecho. Aquellos trazos naif se fueron transformando en unos seres mutantes. «Un buen día fui abducido por extraterrestres y empecé a intentar esculturas en 3D de aquellas figuras deformes que habían nacido en papel. Ahí nace el Gran Sátrapa que se apodera de mi cuerpo para recrear ese mundo fantástico», cuenta sobre el nacimiento de su personaje mientras su verdadera identidad permanece oculta por voluntad propia. Sin embargo, se le escapan algunos detalles a este gallego de Santiago que se crió en Argentina y fue profesional de la fotografía «hasta que todo el mundo dice ser fotógrafo».

Habitado ya por su nueva personalidad artística en la que Gran Sátrapa es el humilde portavoz de los artefactos, pone en marcha una cooperativa marciana en Compostela: La Factoría de Androides, que es la que se encarga de llevar a cabo todas sus creaciones. Los robots siguen teniendo una carga satírica y al igual que en sus inicios, muchos de ellos están inspirados en personajes públicos. «De hecho el primero que destacó fue uno que se llamaba Mariano y nació en el 2015. A través de las redes sociales se hizo muy conocido y llegó hasta Cantabria. Lo querían como imagen de la Muestra de Arte Fantástico de Santander y terminó invadiendo la ciudad. Me invitaron e hicimos una exposición en la Fundación Botín que fue un éxito», cuenta.

Terapia

Gran Sátrapa reconoce que a partir de ahí, lo que había sido una terapia para pasar el tiempo y no comerse el coco, de repente se transforma en una nueva forma de vida que aunque no era boyante, le daba para ir pagando facturas e impuestos. El fabricante de androides ha posicionado su labor a lo largo de cinco años y actualmente, su ejército de robots (todos con nombre y número) están repartidos por todo el mundo. Hay 492 y 400 tienen dueño. «Llegaron hasta Tanzania. Hay también ahora una exposición en una sala en Nantes y otra en la galería Cruzes Canhoto de Oporto cuya aceptación le tiene alucinado en un mundo que le es ajeno. «De 50 androides y 34 pinturas, el 70 % está vendido. Se han vuelto locos», dice.

Los robots estarán en El Halcón Milenario (Cervantes, 18, 1ºD) los viernes 11, 18, 25 y sábados 12 y 19 de mayo, de 20.30 a 23.30 horas. Entre las figuras recién nacidas hay androides inspirados en la actualidad como Independent 155 y otro bautizado como Gürtel, con los colores de Valencia y el número 13, los años que le cayeron de condena a Correa. Por último, el representante de los androides recuerda que lo que les mueve como filosofía, es la ecología, ya que todos están hechos de material reciclado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Un marciano en la galería de arte