El fin de la huelga deja en Vigo un caos de 5.000 juicios pendientes

Los tribunales civiles acumulan 7.000 escritos sin tramitar en los tres meses de paro


vigo / la voz

La mayoría de los funcionarios judiciales de Vigo acordó ayer en una asamblea la suspensión provisional de la huelga indefinida y el retorno a sus puestos de trabajo tras 90 días de paro. La votación fue realizada por los sindicatos Staj y Alternativas na Xustiza-CUT de forma unilateral. Debido a que la segunda central es mayoritaria y tiene a muchos auxilios entre sus afiliados, la huelga en Vigo se da por finiquitada. Muchos lo interpretaban ayer como un «receso» a la espera de que los sindicatos resuelvan los flecos que hay que negociar con la Xunta para cerrar un acuerdo. Por su parte, la CIG presentó ayer un laudo arbitral para buscar una solución y poner fin «de xeito real» al conflicto.

El regreso, previsto para hoy mismo o mañana, no será fácil. En las mesas se amontonan decenas de expedientes. Tras tres meses de parálisis, doce juzgados de primera instancia, los que estudian pleitos de deudas y desahucios, acumulan 7.000 escritos sin tramitar. Se trata del papeleo que enviaron estos meses los abogados a través del programa telemático LexNet y que ya está registrado pero que sigue almacenado en la red judicial en una especie de limbo. Cada juez de lo civil acumula 600 de estos asuntos pendientes de proveer.

En estos tres meses, los juzgados tenían que haber ingresado entre 12.000 y 15.000 asuntos de media, que quedaron sin tramitar o los abogados no los presentaron porque les faltaban datos.

De los 6.000 juicios que se celebran de media en un trimestre en Vigo, solo se pudieron hacer entre medio millar y mil. El mayor peso recayó en el Juzgado de lo Penal número 2 de Vigo y los refuerzos de lo Social, Familia y cláusulas suelo, todos con personal interino que no hicieron huelga. Los 5.000 juicios restantes se aplazaron o quedaron en el aire sin fecha a la espera de que finalizase el conflicto laboral. Muchos jueces prevén empezar las vistas entre junio y septiembre.

Las oficinas de los doce juzgados de primera instancia (excluidos los tres de familia), que estuvieron casi todos parados desde el 7 de febrero, empezaron ayer a registrar su primer día de actividad. Es el caso del civil número 8, que tenía a todo su personal, o los números 7 y 3, con la plantilla completa o suficiente para funcionar con normalidad. En otros juzgados de primera instancia, como el 1 o el 13, tuvieron varias incorporaciones, lo que les permite empezar a realizar gestiones. «Se han incorporado tres personas. No hicimos nada desde el 7 de febrero, hoy [por ayer] es el primer día que hay actividad», admitía ayer una jurista.

El Registro Civil sigue con servicios mínimos pero fuentes internas admitieron que están tramitando expedientes «con más lentitud». Por ejemplo, están inscribiendo defunciones o priorizando urgencias. En el caso de las bodas, cuando termine la huelga, los novios con su expediente listo podrán pedir fecha para sus nupcias.

El presidente del comité: «Hay que dar por finiquitado el conflicto con un acuerdo digno»

El nuevo presidente del comité de huelga, el vigués Julio Bouza (de SPJ-USO), ha convocado para hoy una reunión en Ourense para clarificar cuáles son las organizaciones sindicales que siguen dentro del comité y valorar la posibles suspensión, desconvocatoria o continuación de la huelga. Todo esto, dice en un comunicado, se hace «coa finalidade de pechar o conflito á maior brevidade o consenso posible».

Hace una semana, los afiliados de SPJ-USO habían votado a favor de suspender la huelga y ayer se sumaron Staj y Alternativas na Xustiza-CUT. Por ello, todo apunta al fin provisional de la huelga.

«Dos sindicatos la han suspendido pero nosotros queríamos que la decisión fuese tomada desde el seno del comité pero lo hicieron de forma separada y se han adelantado. He convocado al comité de huelga para dar una posición unida posible a partir de las fuerzas sindicales máximas que se puedan sumar a expensas de que la Xunta convoque una mesa de negociación para acabar el conflicto», dice. El líder de SPJ-USO dice que «desde el día de las votaciones acatamos el no porque la mayoría votó el no».

Añadió que «las cartas están boca arriba para todos, como primera fuerza sindical queremos dar una solución. Tras 90 días de paro, ha llegado el momento de tener seriedad y dar por finiquitado el conflicto con un acuerdo lo más digno posible».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El fin de la huelga deja en Vigo un caos de 5.000 juicios pendientes