Varapalo a las macroterrazas de A Laxe

El Concello ordena desmontar la tarima y los toldos de dos bares que ocupan 300 metros de vía pública

.

vigo / la voz

 Protegida de los vientos del sur y mirando a la ensenada del Club Náutico los turistas se encuentran con una magnífica explanada llena de mesas y sillas de locales de hostelería. Pero este primer reclamo para los cruceristas nada más bajarse del barco va a ser acotado. La Xerencia Municipal de Urbanismo dictó ayer una resolución que obliga a los locales Portobello y Tablao a desmontar las estructuras de una terraza que ocupa 300 metros cuadrados y según el Concello está instalada sobre suelo público.

Urbanismo ha concedido un mes a Atlántica de Hostelería, la empresa que dirige el presidente de los hosteleros de la zona, Rubén Pérez, para que desmantele la instalación que considera ilegal.

La Xerencia de Urbanismo ha desestimado las alegaciones presentadas por el empresario. Declara que son incompatibles con la normativa urbanísticas las obras ejecutadas por la entidad mercantil Atlántica de Hostelería 2012 «consistentes na construcción dunha terraza cuberta de 300 metros cadrados de superficie aproximada». Explica que la obra realizada, en el momento de inicio del expediente cuenta con estructura metálica, paneles translúcidos y un suelo de madera con una tarima elevada y en la actualidad consta de sombrillas unidas con paramentos verticales.

El departamento urbanístico del Concello pone de relieve que esta terraza está erigida en suelo calificado como espacio libre por el Plan Especial del Puerto y hace hincapié en que está fuera del área de edificación del Centro Comercial a Laxe.

El Concello insta a la empresa a que retire tanto la terraza del local Tablao como la de Portobello en el plazo de un mes a contar desde el día después de la notificación del acuerdo. La empresa de hostelería debe acreditar que ha desmontado los veladores y los elementos de la terraza aportando fotografías que lo demuestren. «No caso de incumprimento procederase por este Concello a execución forzosa da citada demolición», señala la resolución del departamento que dirige María José Caride. De este modo, si no se cumple la orden, el Concello la ejecutará pasándole la factura a los establecimientos o bien les obligará a hacerlo mediante la imposición de sendas multas mensuales coercitivas que pueden ir de mil a diez mil euros.

En su defensa, el hostelero Rubén Pérez había argumentado que la terraza está compuesta de materiales ligeros y fácilmente desmontables. Y el empresario añadió que tanto las obras realizadas como la actividad son legalizables. Pero Urbanismo no está de acuerdo.

La delegada de Estado para la Zona Franca, Teresa Pedrosa, salió en defensa de los locales. El consorcio es el promotora del centro comercial. Según sus alegaciones la terraza cubierta no ocupa espacio libre en el Plan Especial del Puerto. Pedrosa también destaca que Aparcamientos Subterráneos de Vigo, que es la empresa dedicada a la gestión y explotación del centro comercial autorizó la instalación de una estructura y otros elementos «sen anclaxe ao soo, sen lonas e sen cerramentos laterais, condicionad a obtención das licenzas preceptivas». Pero el Concello insiste en que la terraza estable desvirtúa el proyecto constructivo del centro comercial A Laxe que prevé el entorno peatonal del edificio y manda desmontarla.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

Varapalo a las macroterrazas de A Laxe