El Registro Mercantil avisa de que la matriz financiera de Karpin no paga

Los créditos de Valery Karpin Group son declarados «incobrables» después de que Hacienda y la Seguridad Social no pudiesen embargar nada


vigo / la voz

El Boletín Oficial del Registro Mercantil de la provincia de Pontevedra ha publicado el 11 de abril un acto inscrito en la empresa Valery Karpin Group SL, dedicada a la intermediación financiera, que avisa de que tiene créditos que son «incobrables». Los registradores han realizado esta anotación al margen en el tomo, libro y folio donde está inscrita la empresa matriz para realizar una alerta de tipo fiscal. Actualmente, el administrador único de Valery Karpin Group SL es un socio vigués del exfutbolista y promotor ruso, quien a su vez dimitió como administrador solidario en el 27 de enero del 2012.

La anotación de crédito incobrable es un farolillo rojo que previene a los acreedores y posibles inversores de que Hacienda o la Tesorería de la Seguridad Social no han encontrado nada que embargar en la firma, ni bienes ni capital. En la práctica, el registro se limita a constatar que la Administración reseña que el negocio fue fallido y la sociedad. Otra firma vinculada a Karpin, Inversiones Canaima, promotora dueña del solar del colegio Cluny, también tuvo una anotación por crédito incobrable en el Registro Mercantil de Ourense en junio del 2012. Dos años después fue dada de baja.

Karpin generalmente operaba desde Vigo con varias firmas, algunas de las cuales entraron en concurso de acreedores durante la crisis del ladrillo y otras están hipotecadas con bienes millonarios aunque los bancos mantienen suspendidas las subastas judiciales desde hace un lustro.

En este caso, Valery Karpin Group funcionaba más como una matriz que llevaba la gestión financiera de todo el conglomerado e inyectaba capital en casos de urgencia. Fue fundada en el 2004 en el número 4 de la calle Areal, en la misma oficina donde tenían sede otras empresas del grupo inmobiliario.

El capital inicial de la sociedad rondó el medio millón de euros. Ese mismo año el exjugador céltico ya había comprado parte del Barrio do Cura para su proyecto de urbanización de lujo. Valery Karpin Group SL se encargaba de comprar o retirar acciones y participaciones e inyectaba capital a otras firmas, incluidas las de su grupo. En el 2009, la matriz financiera intentó rescatar con 6 millones de euros a una filial, Valery Karpin SL, a punto de entrar en concurso, a cambio de acciones. Ambas firmaron un contrato el 31 de diciembre de ese año por el que transformaban un crédito en cuenta corriente en préstamo participativo. Esta operación para tapar el agujero millonario no se reflejó en las cuentas anuales y el juez de lo Mercantil número 3 de Pontevedra, con sede en Vigo, no vio probado que Valery Karpin SL fuese solvente. Antes de quebrar, fue rebautizada como Destino Brasil Inversiones, a su vez extinguida en el 2015.

El 27 de enero del 2012, hubo una modificación estatutaria como último cambio en Valery Karpin Group. El excéltico dimitió como administrador solidario, declaró la unipersonalidad de la firma y dejó como administrador único al vigués José Crespo. Esa anotación es una advertencia a futuros inversores de que la firma solo tiene un socio. Lo mismo hicieron el mismo día con Valery Karpin Moda SL y Valery Karpin Telecomunicaciones.

En el 2009 inyectó 6 millones a una filial para evitar su quiebra pero no convenció al juez

Un proyecto urbanístico en el Barrio do Cura atascado desde la crisis del ladrillo

Cuando el Registro Mercantil inscribe el acto de crédito incobrable de una sociedad viene a ratificar que la deuda contraída con los organismos públicos no se pudo hacer efectiva en el procedimiento administrativo de recaudación porque la empresa era insolvente o porque se desconoce el paradero de los obligados al pago de la misma.

Varios profesionales de la ciudad consultados se sorprendieron de esta anotación registral porque les pareció un hecho tan poco frecuente que no la han visto en sus carreras y quedaron descolocados. Interpretan que la anotación es una previsión de tipo fiscal que la Administración adopta y que es algo que está vetado al resto de los operadores. «Si alguien no me paga no puedo pedir que esto se inscriba en el registro. Lo que hago es instar un concurso necesario o intento probar la responsabilidad del administrador», cuenta un procurador que intervino en varios concursos. Añade que, en el mundo privado, los bancos comparten una lista de empresas insolventes, créditos fallidos y cheques no pagados, el denominado Registro de Aceptos Impagados (RAI).

Desde el 2014, los bancos acreedores han suspendido las subastas judiciales millonarias de los edificios y terrenos que Karpin compró en el Barrio do Cura mediante hipoteca para levantar una urbanización de pisos de lujo. Retrasos burocráticos y la crisis del ladrillo congelaron el proyecto. Los bancos dejaron en el aire las pujas de los inmuebles porque tenían esperanzas en que unos inversores rusos se interesasen por el proyecto, una vez resuelto el tema legal.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El Registro Mercantil avisa de que la matriz financiera de Karpin no paga