Bolis desde Vigo para niños de Sudán

El grupo de amigos que creó la oenegé Acción Directa Refugiados tiene nueva misión en África


vigo / la voz

Hace dos años, cuando los refugiados sirios llegaban en masa a Grecia huyendo de la guerra, se pusieron en marcha decenas de iniciativas para tratar de ayudarles. Desde Vigo también partieron varias expediciones. Vigueses en modo oenegé, pero no siempre ligados a una, sino como ciudadanos que sintieron la necesidad de hacer algo porque podían y porque querían. Gracias a ello fueron creciendo iniciativas como Acción Directa Refugiados.

Según explica una de sus fundadoras, Begoña López (Vigo, 1968), aprovecharon visitas puntuales de amigos para hacer llegar lo que desde Vigo se había recaudado. Edi Morgan fue el primero. Después se sumaron Moncho Iglesias e Iria Rodríguez. Cuando Morgan se fue a Grecia por sus propios medios llevó la primera tanda de ayuda económica. «La recaudación estaba integrada por lo que conseguimos de nuestros amigos, conocidos y familias», reconoce. Entre aquella avalancha solidaria a veces llegaba material a destiempo, como ropa de abrigo para el verano o sandalias para el frío, por eso los vigueses tenían claro que lo mejor era llevar dinero para que las personas en apuros lo gastasen en lo que en cada momento les viniese mejor. La colaboración también consistía en trabajar junto a ellos según lo que fuese surgiendo, por ejemplo, drenando aguas estancadas de un campamento. A los tres meses tuvieron la oportunidad de poner en marcha otro viaje a Grecia y cuando iban a hacer un tercero, supieron de la situación precaria por la que estaba pasando un amigo, un profesor yemení refugiado en Yibuti, y cambiaron los planes.

En ese tiempo el colectivo de vigueses ya había comprobado su poder de convocatoria. Las cantidades económicas que reunían empezaban a requerir una base legal, por eso se establecieron como organización. «Realmente no queríamos montar una oenegé, somos ciudadanos que sentimos ese impulso porque nos sale de dentro, porque tenemos la posibilidad de hacerlo y amigos que confían en nosotros para llevarlo a cabo. Si no hay una acción puntual, no recaudamos. Nada de donativos abiertos para cuando nos venga bien. No funciona así», aclara.

La nueva acción tendrá lugar a finales de este mes. Begoña López trabaja en el sector turístico y tiene un viaje profesional a Sudán. Junto a otros operadores acudirá al país africano, que está tratando de promocionarse como destino para viajeros. La viguesa explica que Sudán «es muy interesante a nivel turístico como plan de desierto tiene mucho encanto. Por ejemplo, es el país del mundo con más pirámides, una infraestructura hotelera muy buena y el atractivo del Nilo y la cultura de los pueblos nubios».

De paso, llevará material escolar a Tarabil School, donde la ONG Amichi Del Sudan (www.amicidelsudan.org) está facilitando el acceso a la educación a 120 niños de la zona de Meroe. «Turkish Airways nos ayuda y nos facilita el transporte. Esta vez llevaremos desde aquí libretas, lápices, bolis, gomas, afilas, etc, junto a pequeñas aportaciones económicas con las que nosotros compraremos el material.

Hasta ahora han viajado cuatro personas, «siempre solos, excepto cuando fuimos a Yibuti, que fuimos dos», indica. Pero si surge una iniciativa de alguien que va a ir por su cuenta a un país donde haya personas a las que se les pueda llevar algo de ayuda, nos ponemos a ello». Su próximo proyecto les llevará este verano a Asia y tiene como objetivo un campamento en Bangladés.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Bolis desde Vigo para niños de Sudán