«Por mi enfermedad respiratoria, el mural es símbolo del esfuerzo»

El plan municipal de medianeras pierde su primera obra porque van a construir en el solar anexo. El Concello ni se lo dijo a la autora, Elisa González


vigo / la voz

La artista Elisa González (Vigo, 1991) tiene un disgusto mayúsculo. Ella es una de las creadoras de la primera tanda de murales del plan municipal de medianeras Vigo, cuidad de color, destinado a fomentar el arte urbano. El suyo está en Vía Norte, 7, dando alegría a la curva y al horizonte. Esta obra será la primera que desaparezca, ya que van a construir en el solar anexo y quedará completamente oculto.

La viguesa, además de disgustada, está enfadada. «Estoy esperando a que alguien me llame del ayuntamiento para darme explicaciones, porque me he enterado por la prensa», asegura.

La autora, por lo tanto, no sabe qué va a pasar exactamente con su trabajo cuando se construya el edificio de 18 metros de altura que está proyectado para el único solar sin edificar que queda en Vía Norte. «Yo creo que no van a poder quitarlo, o que no les va a compensar moverlo a otro lado por lo que presupuestariamente supone desmontarlo, encontrar un sitio al que se pueda adaptar y volver a instalarlo», opina.

Si le proponen volver a hacerlo en otro sitio no lo descarta como opción, «pero tendría que ver si encaja el mismo diseño, u otro, en la nueva ubicación», argumenta.

Pero hay más historia detrás de lo que se ve a simple vista, porque para Elisa García, este proyecto era más que un mural. Era un reto, un Titán al que tenía que vencer y lo consiguió. La artista padece fibrosis quística, una enfermedad, en su caso, de afectación pulmonar (también puede ser pancreática) que se incluye dentro del pozo sin fondo (ni fondos para dedicarles atención) de las patologías raras.

«Fue el mayor logro de superación que he hecho», recuerda sobre aquella obra que ejecutó en el verano del 2015. El desafío físico que supone para cualquier artista subirse a esos andamios durante horas, aguantando un calor extremo, en su caso se multiplica. Usar inhaladores cuatro o cinco veces, una medicación de unas 15 pastillas al día, hacer fisioterapia dos veces al día y hacer ejercicio para que la enfermedad avance lo menos posible, forma parte de su rutina diaria destinada a eliminar la abundante cantidad de moco que debe eliminar para no ahogarse, así que es fácil imaginar lo que tuvo que ser para ella.

Por ello, el hecho de que desaparezca le entristece aún más ya que, según afirma: «Para mí es un símbolo dentro de mis capacidades limitadas, es una faena brutal. ¡Con lo que me costó hacerlo!», protesta.

La viguesa, licenciada en Bellas Artes por la Complutense de Madrid, entiende que tenga prioridad la construcción en estos casos, «pero lo que me extraña es que hayan propuesto esa medianera sabiendo que el solar era edificable. No me esperaba que fuera a durar tan poco», lamenta.

100 años, por lo menos

A este respecto, el alcalde de Vigo, Abel Caballero, había anunciado este verano durante la presentación de la tercera edición del certamen, que «todos os murais que se levan feito nas dúas anteriores edicións e os de esta terceira recibirán un tratamento especial para garantir a súa durabilidade e preservar asi un bo estado de conservación durante ao menos 100 anos». No es para menos, ya que según afirmó: «Dedicamos medio millón de euros anuais e seguiremos traballando neste proceso de embelecemento de Vigo».

El Concello ha respaldado con interés esta iniciativa que incluso se ha integrado como atractivo turístico con la edición de mapas de la ciudad (en papel y versión digital) en los que se facilita al usuario su localización exacta y las líneas de transporte público que transcurren por las calles en las que se han realizado las obras.

Además, el ayuntamiento presentó recientemente cinco rutas por los 44 murales que ya forma parte de este proyecto en el que los artistas seleccionados cuyos honorarios salen del presupuesto municipal y los materiales los aportaba la constructora q se encargaba del andamiaje.

Mientras espera a que todo se aclare. Elisa, que también convive con el alias de Elienígena por una serie que hizo sobre Vigo, continúa con su trayectoria en Madrid mientras lucha contra los mocos a los que trata con humor y cariño. En las obras que forman parte de Crepitantes recrea a sus inseparables amigos para dar visibilidad a la patología.

Exposiciones. Su última exposición ha sido en la Hybrid Art Fair 2018 en Madrid. Un concurso le permitió exponer en el Thyssen y ha trabajado en el Reina Sofía en didáctica.

Formación. Está cursando el doctorado en Bellas Artes.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

«Por mi enfermedad respiratoria, el mural es símbolo del esfuerzo»