La huelga judicial frena el alud de peticiones del bono social eléctrico

El Registro Civil lleva 15 días sin tramitar las fes de vida solicitadas por pobres energéticos

.

vigo / la voz

La huelga indefinida judicial empieza a generar daños colaterales tras doce jornadas de paro en el Registro Civil. Primero fueron los novios de las bodas civiles y ahora le ha tocado el turno a los pobres energéticos. A causa del parón, los funcionarios de servicios mínimos no tramitan el certificado de fe de vida que las compañías les exigen por ley a los clientes que solicitan el bono social eléctrico para descontar entre un 25 y un 50 % la factura de la luz y el gas. Las familias numerosas también tienen derecho aunque su renta sea alta.

El certificado de fe de vida es un documento que sirve para acreditar que una persona está, efectivamente, viva, así como su estado civil de soltero, viudo o divorciado. El sujeto interesado debe comparecer en el Registro Civil para que el encargado certifique que está vivo o puede presentar un acta notarial de presencia, declaración jurada o afirmación solemne de él mismo.

Solo en enero, el Registro Civil recibió 1.500 solicitudes de certificados de fe de vida, una cifra inusual. Casi todas fueron solicitadas por pobres energéticos de Vigo y O Val Miñor para que Fenosa les bonificase el recibo de la luz. «Es una avalancha», dice un empleado público. Tanto diciembre como enero fueron meses invernales duros pero, según fuentes de la compañía, la petición del bono social no tiene que ver con el frío sino con el cambio de la normativa estatal que estableció como requisito la situación económica del consumidor. La ley protege a los clientes vulnerables con bajos ingresos, a las familias numerosas, a hogares con discapacitados o que estén en riesgo de exclusión social. En Vigo, el bono social eléctrico socorre a clientes de comercializadoras como Gas Natural Fenosa, Iberdrola, Endesa y otras.

El problema es que desde el 7 de febrero en Vigo el Registro Civil no expide ningún certificado a causa de la huelga en los tribunales. Los funcionarios solo dan curso a las licencias de enterramiento y a asuntos a punto de agotar plazos. «El bono social no es un trámite urgente y no entra dentro de los servicios mínimos. Por eso, no se hace ninguna fe de vida», indica un empleado.

En realidad, las eléctricas ni siquiera piden la fe de vida como documentación para solicitar el bono social sino la certificación de la hoja individual del Registro Civil del titular o de cada uno de los individuos de la unidad familiar. Es lo que se denomina hoja única y que agrupa en un solo expediente todos los certificados que necesita una persona: nacimiento, estado civil o familia.

Los funcionarios aclaran que a día de hoy, la hoja única ni existe ni se expide en el Registro Civil. «Algunas eléctricas están mareando a la gente, les piden algo que no existe. Nosotros le expedimos la fe de vida que vale a los mismos efectos», dice un trabajador de la oficina. Otro añade: «La fe de vida sirve para acreditar que estás vivo pero parece absurdo que lo pidan las eléctricas porque ya ven que estás vivo cuando tú mismo vas allí a pedirles el bono social».

El laberinto burocrático del solicitante del bono social no termina en el Registro Civil sino que también debe hacer trámites en los Servicios Sociales del Concello de Vigo.

Solo en enero se cursaron 1.500 fes de vida, casi todas para rebajar la factura de la luz

«Me dan mucha pena las viudas que se van sin el certificado para cobrar la pensión»

Los funcionarios reciben estos días peticiones de ciudadanos para que tramiten sus certificados, ya sea de defunción, nacimiento o las fes de vida. Quieren justificar que son urgentes. «Todos tienen casos dramáticos, se ponen a contar milongas, para ellos todo es urgente, que si tienen cita con la policía mañana o que tienen que viajar con su madre al día siguiente y necesitan sacar el DNI. Algunos sí son urgentes y se atienden, pero la mayoría no», comenta un empleado.

Algunas funcionarias admiten que están entristecidas al no poder ayudar a viudas que vienen a obtener un certificado de defunción del marido para cobrar la pensión. Al no ser urgente, no lo tramitan como servicio mínimo. «Me dan mucha pena las viudas que necesitan cobrar la pensión y ven esto parado durante varias semanas, se te encoge el estómago. Aquí es fácil estar pero hay que saber lo que tiene que aguantar el que está al otro lado del mostrador. Les decimos que vuelvan cuando finalice la huelga», afirma una empleada pública. Y aunque le hiciesen el favor de tramitar el certificado de defunción no valdría de nada, ya que tampoco se inscriben. Y es la inscripción lo que deben presentar para reclamar la pensión de viudez. Lo que sí se ha hecho es tramitar un centenar de licencias de enterramiento, cubierto por los servicios mínimos.

Los nacimientos ni los nombres de los recién nacidos en Vigo y O Val Miñor tampoco se inscriben. «Muchos lo hacen desde el hospital, en todo caso hay que esperar 30 días naturales para inscribir el nacimiento. Tramitamos 300 o 400 al mes», dice.

Votación
2 votos
Comentarios

La huelga judicial frena el alud de peticiones del bono social eléctrico