La sala de la Audiencia debe reformarse este año para jurados con discapacidad

El cambio legal obligará a traer intérpretes de signos, traducir documentos al braille, instalar sintetizadores de voz y colocar bucles magnéticos para sordos


vigo / la voz

Una reforma legal que entra hoy en vigor permite admitir como miembros de los jurados populares a personas con discapacidad o diversidad funcional, por ejemplo, con ceguera o sordera.

El juez decano de Vigo y delegado de Discapacidad del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG), Germán Serrano, recalca que, cuando se produzca la nueva selección de jurados, si alguno de ellos tiene alguna discapacidad, la administración prestacional, en este caso la Xunta, «deberá poner los medios necesarios para que desarrollen su función en condiciones de plena inclusión».

Hasta ahora la ley exigía que los ciudadanos que componían estos tribunales no estuviesen afectados por una discapacidad física o psicológica que impidiese el desempeño de su función. Con el cambio, la sala de la Audiencia de Pontevedra, con sede en Vigo, los expertos consideran que deberá ser reformada para adaptarla a las necesidades.

La razón es que ahora la ley solo exige que los miembros del jurado tengan «capacidad suficiente» sin excluir a las personas con discapacidad. La Administración de Justicia habrá de brindarle los «apoyos precisos» y efectuar los «ajustes razonables» para que dichas personas desempeñen con normalidad su cometido.

En ese sentido, el profesor de Derecho Administrativo de la Universidade de Vigo y presidente de la Fundación Sálvora, Jacinto Lareo, advierte de que los nuevos miembros del jurado con limitaciones sensoriales no podrán ejercer su derecho ni obligación si las dependencias judiciales carecen de tecnológicas que les faciliten la recogida de información auditiva o visual.

Lareo ha redactado un informe que propone soluciones técnicas para adaptar la sala de juicios y hacerlas accesibles a los miembros del jurado con discapacidad. Los edificios deben eliminar las barreras arquitectónicas e incorporar tecnologías que complementen los estímulos sensoriales y cognitivos del discapacitado.

El profesor vigués propone introducir en la sala de juicios a un intérprete de lenguas de signos para apoyar en la comunicación oral a personas sordas o con discapacidad auditiva. Contempla el empleo de un guía-intérprete para jurados sordos y ciegos a la vez, o dar a otros acompañamiento con perro guía.

Lareo también sugiere colocar en la sala un bucle magnético o de inducción que permitiría a las personas con baja audición mejorar su percepción en la celebración de interrogatorios o lectura de documentos en la vista oral.

Para solventar las dificultades que encontraría una persona con ceguera o baja visión, la idea de Lareo es traducir al sistema Braille los documentos que debe estudiar en el juicio. Además, propone instalar un Sistema OCR para escanear caracteres, reconocerlos digitalmente y reproducirlos con un sintetizador de voz. Si estos apoyos, el miembro del jurado con discapacidad no tendría un acceso cognitivo suficiente para comprender el juicio.

El profesor también propone que los profesionales de los tribunales reciban cursos formativos para transmitir la información de sus derechos y deberes a las nuevos miembros del jurado, para que les sea más fácil cumplir con su obligación y evitar su discriminación. También se incluye una web accesible.

El exconcejal vigués añade la lectura fácil para adaptar y redactar los textos y hacer accesible cualquier información o documento a las personas con dificultad de comprensión lectora. El magistrado-presidente de la sala, los abogados y los fiscales tendrían que mejorar su eficacia comunicativa con estos miembros del jurado, al igual que el resto del tribunal popular cuando todos se retirasen a realizar sus deliberaciones.

Serrano: «A final de año será la selección y velaré para que no haya barreras»

El informe «El tribunal del jurado y las personas con discapacidad», escrito por el profesor Jacinto Lareo, señala que para poner en marcha las reformas en las salas será clave el delegado de Discapacidad del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG). El cargo recae en el juez decano de Vigo, Germán Serrano. Coordina, promueve e impulsa las actuaciones no jurisdiccionales para la adecuada tutela de los derechos de las personas con discapacidad en los órganos judiciales. Serrano indicó ayer que los candidatos a jurado se eligen a final de año cada dos años por medio de un sorteo sobre un censo. «La selección será a finales de año. La Xunta debe poner los medios necesarios. Debo velar para que en este caso, o cuando los profesionales tengan alguna discapacidad, las condiciones de acceso a la administración de Justicia sean reales y efectivas, sin barreras y plenamente igualitarias», dijo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La sala de la Audiencia debe reformarse este año para jurados con discapacidad