La vuelta de Kevin supone un empujón anímico y de fútbol para el Celta B

El futbolista regresó tras dos meses y medio lesionado


vigo / la voz

El 25 de noviembre Kevin Vázquez abandonó el césped de Barreiro entre lágrimas y apoyado en sus compañeros. Era el minuto 71 y acababa de lesionarse en el quinto metatarsiano del pie izquierdo. Un revés duro para el futbolista y para el grupo. Al lateral le tocó pasar por el quirófano y descontar hojas del calendario hasta que el pasado domingo, dos meses y medio después, volvió a vestirse de corto para jugar un partido oficial junto a sus compañeros del Celta B.

Kevin se había lesionado frente al Fabril y regresó contra el Rápido de Bouzas. Entró al partido en el minuto 57 en sustitución de Agus Medina y reforzó la defensa dibujada por Rubén Albés, quien en su momento había lamentado la baja del capitán no solo por lo que aporta sobre el césped, «senón tamén fóra do campo». Porque Kevin es uno de los buques insignia del filial céltico. Por juego, pero también por carácter y por liderazgo.

El zaguero, de 23 años, lleva tiempo siendo una de las referencias del equipo. En su fútbol aúna la capacidad defensiva para cortar atrás con un instinto para subir por la banda y aportar en el juego ofensivo. Una combinación demandada en el fútbol actual y que ya hizo que clubes de Segunda División pusieran sus ojos en el futbolista de Nigrán.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La vuelta de Kevin supone un empujón anímico y de fútbol para el Celta B