Vigo pondrá paradas de autobús a la carta para mujeres por las noches

Las pasajeras podrán apearse más cerca de su destino para prevenir agresiones machistas

.

vigo / la voz

«¿Por qué bajar a 200 metros si puede parar delante de casa?». Es la pregunta que se hicieron en el Concello de Vigo que llevó a la aplicación de una medida pionera en Galicia y que contribuirá a la mejora de la seguridad ciudadana y a la prevención de agresiones machistas. Las mujeres que viajen en los autobuses urbanos de Vitrasa durante la noche podrán pedir al conductor que las deje lo más cerca posible de su destino, aunque el punto elegido no esté habilitado como parada de autobús.

Este servicio, anunciado ayer por el alcalde Abel Caballero (PSOE), entrará en funcionamiento a finales de la próxima semana. El sistema de paradas a la carta se activará todos los días y en todas las líneas a partir de las 22.30 horas y estará también operativo en las tres rutas nocturnas que recorren la ciudad. «Vigo es una ciudad segura, pero vamos a seguir haciéndola más segura», declaró el regidor vigués acerca de una iniciativa que comenzará a funcionar, según anunció, en una semana.

El sistema de funcionamiento es simple. Las mujeres que deseen bajarse más cerca de su destino solamente tendrán que informar al conductor de dónde quieren apearse, tomar asiento y al llegar al punto elegido bajar por la puerta delantera. «Esto es para que tengan la mayor seguridad en sus desplazamientos nocturnos en la ciudad. El autobús parará, dentro de su trayecto, en la zona que soliciten las mujeres», detalló Caballero al anunciar la adopción de esta medida.

Aunque está pensada para mujeres de todas las edades, el Concello abre la puerta a otros colectivos que vean la necesidad de hacer uso de este servicio. «Otras personas que por sus características lo necesiten podrán solicitarlo», matizó el regidor.

No obstante, en el ejecutivo vigués son conscientes de que en el momento que se ponga en marcha la iniciativa surgirán dificultades que habrá que pulir. «En la propia operación tendremos un aprendizaje para hacerlo todavía mejor», sostiene Caballero, que justifica la necesidad de apearse por la puerta delantera del autocar para garantizar la seguridad de los pasajeros y agilizar el proceso. «Bajarse en zonas que no son paradas de autobús no es tan seguro, porque puede haber coches aparcados, por eso deben bajar por delante y el conductor estará vigilando», detalla Caballero, que presume de haber propuesto él mismo este servicio.

Vigo será la primera ciudad gallega en poner en marcha esta idea que han anunciado también esta semana Bilbao y Tarrasa. Los ayuntamientos de estas dos ciudades aprobaron hace unos días el proyecto que permite a las mujeres, igual que ocurrirá en Vigo, bajar de los buses fuera de las paradas reglamentarias y, por tanto, limitar sus desplazamientos en solitario durante la noche. Fuera de España, iniciativas similares se pusieron en marcha en noviembre en las ciudades francesas de Nantes y Burdeos.

Otras ciudades

En el caso de Bilbao, los autobuses no se detendrán a demanda de las usuarias, sino que se establecerán paradas adicionales. Otras ciudades españolas, como San Sebastián y Vitoria, han mostrado su interés por la iniciativa, y también Barcelona estudia la medida. Mientras, en Valencia se aumentaron las frecuencias de los autobuses nocturnos para evitar que las mujeres esperen mucho tiempo solas en las paradas.

En el caso de Galicia, además de la iniciativa anunciada ya por el Concello de Vigo, el Ayuntamiento de Ourense, gobernado por el PP, avanza que estará atento a estas y otras iniciativas «para ver se se poden incorporar» al nuevo pliego de condiciones del servicio, cuya concesión debe renovarse en los próximos meses. En cambio, el gobierno local de Pontevedra no comparte el espíritu de estas iniciativas. Para la concejala de Igualdade de esta ciudad, Carmen Fouces (BNG), «para mellorar a seguridade das mulleres que son agredidas por homes na rúa deberiamos traballar para cambiar o paradigma e perseguir aos posibles agresores no sitio de extremar a protección das posibles vítimas».

La Policía Autonómica atiende a 240 mujeres, unas 30 por cada agente

240 mujeres víctimas de violencia machista están siendo protegidas en este momento por la unidad especializada de la Policía Autonómica (la media es de unas treinta por cada agente). Este cuerpo ha detenido en lo que va de año a cuatro hombres por ese delito. Los datos los revelaba ayer el subinspector responsable de coordinar esta unidad, Celso da Cal, en el Parlamento de Galicia.

Votación
19 votos
Comentarios

Vigo pondrá paradas de autobús a la carta para mujeres por las noches