El juicio por una pelea en el botellón del Náutico tarda 7 años en celebrarse

Los acusados son un joven que dio una paliza a otro y el tío del agresor por sacar un cuchillo a los amigos de la víctima


vigo / la voz

La huelga indefinida en la Justicia que empezó ayer no impidió que dos acusados fuesen juzgados por una pelea que mantuvo hace casi siete años en el botellón que se celebraba entonces cerca del Real Club Náutico y que desembocó en una riña multitudinaria en la que salieron a relucir incluso cuchillos.

El juicio se prolongó varias horas a lo largo de la mañana debido a la abundancia de testigos y policías citados. La vista se celebró en el Juzgado de lo Penal Número 2 de Vigo, uno de los pocos que trabaja con normalidad pese a la huelga.

Los hechos se remontan a las tres de la madrugada del 29 de mayo del 2011. Uno de los acusados, supuestamente, propinó un fuerte puñetazo en la cara a otro joven y le rompió la mandíbula. La víctima pasó tres días hospitalizado y tardó 65 días en curar. Le quedaron secuelas.

Tres amigos que vieron el ataque acudieron en auxilio de la víctima pero el segundo acusado, que acompañaba al agresor, el cual era su sobrino, sacó un cuchillo de cocina y lo exhibió de forma intimidatoria para que los demás se marchasen de allí.

La Fiscalía se centró en ambos acusados pero los agentes que intervinieron en la reyerta calificaron los hechos como una riña multitudinaria.

El primer joven está acusado de lesiones y se enfrenta a dos años y tres meses de cárcel. El otro implicado, que es su tío, fue procesado por dos faltas de amenazas con una multa de 180 euros.

A mayores, la Fiscalía reclamó inicialmente, ya en el año 2012, que el principal acusado compensase a la víctima con 3.615 euros de indemnización por la curación de sus lesiones y otros 6.896 por las secuelas. El fiscal también pidió archivar la denuncia contra la víctima.

Las peleas en el botellón del Náutico llegaron a convertirse en una preocupación para la Policía Nacional. Tras varios años sin incidentes, hay nuevos rebrotes de riñas multitudinarias.

Otras vistas

Además, el mismo juzgado tenía en su agenda más pleitos a celebrar ayer. Uno de ellos era contra un supuesto estafador que timó a un vigués que compró en un portal de Internet de objetos de segunda mano un total de 15 teléfonos de la marca iPhone 5 al precio de 420 euros, una ganga. Pero era solo un cebo porque una vez que la víctima pagó el adelanto, nunca recibió la mercancía. Otra vista fue por un enganche ilegal de electricidad.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El juicio por una pelea en el botellón del Náutico tarda 7 años en celebrarse