La huelga judicial amenaza con parar los entierros durante dos días en Vigo

Los piquetes quieren montar colas en la entrada del Registro Civil para colapsarlo


vigo / la voz

La huelga judicial indefinida iniciará hoy una nueva escalada que amenaza con paralizar los enterramientos en Vigo durante dos días. La razón es que los funcionarios en huelga han programado una acción de colapso del Registro Civil para hoy y otro para mañana. Si bloquean esta oficina, los ordenanzas no podrán prestar el servicio mínimo que concede las licencias de enterramiento a las funerarias. En un día habitual, el Registro Civil expiden entre 15 y 20 permisos de enterramiento en Vigo y O Val Miñor. Es el único servicio mínimo que se ha mantenido junto con los casos urgentes en los que vence un plazo.

La licencia de enterramiento es un requisito obligatorio que deben hacer las funerarias y sin ese certificado del Registro Civil el cadáver no puede yacer en una tumba o ser incinerado. Según el INE, cada día mueren 7 personas de media en Vigo pero hay que añadir otra más registrada en O Val Miñor, que pertenece al partido judicial. Hay días con picos de 15 o 20 licencias de enterramiento, según los funcionarios.

La idea de los huelguistas es, siempre dentro de la legalidad, crear una larga cola en la puerta del Registro Civil para entorpecer las gestiones de otros ciudadanos. Los funcionarios en huelga acudirán en tropel a realizar gestiones propias que tengan pendientes como, por ejemplo, pedir un certificado de nacimiento, que es gratuito. El tiempo que pierda cada uno con su gestión retrasará con creces el trabajo de toda la oficina.

El Registro Civil ha sido elegido para esta acción de protesta porque es una oficina cuya paralización «causa impacto» y por otro porque la Xunta ha nombrado más personal de servicios mínimos. En los anteriores paros, el Gobierno gallego solo designó a un funcionario pero ahora hay cuatro. De la plantilla de 18 auxiliares y tramitadores, solo ha ido uno a trabajar voluntariamente, por lo que el bloqueo funcionaría como piquete informativo.

Los cuatro funcionarios que prestan servicios mínimos en el se niegan a realizar cualquier tarea que exceda sus competencias, en este caso a expedir las licencias de enterramiento y atender urgencias. A mayores, prestan atención al público y recogen sus formularios pero no los tramitan.

Uno de los problemas que surgió ayer en el Registro Civil fue el relativo a los registros de recién nacidos. Las parejas llegaban con su bebé para inscribir su nombre y los funcionarios solo recogían el formulario que escriben los padres y dejaban el expediente sin tramitar. La identidad del niño se inscribirá cuando termine la huelga.

A lo largo de la mañana de ayer, los funcionarios de servicios mínimos también cursaron la petición de unos padres con un bebé que necesitaban un certificado de nacimiento especial para expedirle el DNI o pasaporte para comprarle al recién nacido un billete para un vuelo al extranjero. La petición se tramitó por estar incluido en los servicios mínimos por razón de urgencia.

En el Registro Civil de Vigo también se vivieron ayer escenas de tensión entre algún ciudadano enojado que insultó a los funcionarios por no atenderle en el momento. Otros afectados, según el personal del Registro Civil, dirigieron su enfado contra la Xunta. «Ellos nos entienden, es gente que ha sufrido los mismos recortes en otros ámbitos, también vivieron la conflictividad laboral y saben por qué protestamos», dice un empleado público.

Solo se celebraron ocho juicios en lo penal y lo social de los 80 que estaban programados ayer

Los 36 jueces de Vigo tenían programados más de 80 juicios para la jornada de ayer pero solo pudieron celebrar ocho, la mayoría por pleitos laborales urgentes o vistas de penal. A ellos se suman los 6 juicios rápidos de la guardia por alcoholemias y varias vistas en instrucción por delitos leves inmediatos. De los 370 funcionarios judiciales, solo 22 trabajaron voluntariamente pero la Xunta envió a 92 a servicios mínimos.

La única excepción fue el Juzgado de lo Penal Número 2 de Vigo, que operó con normalidad y celebró cinco juicios, uno de ellos bastante largo por una pelea en el botellón y los otros por violencia de género, urbanismo o estafa. Varias funcionarias nunca hacen huelga y van voluntariamente a trabajar, por lo que la jueza tiene personal suficiente para celebras las vistas en sala.

En el Juzgado de lo Social número 2, su titular, el juez decano de Vigo, Germán Serrano, celebró dos vistas de las 21 que tenía programadas porque cumplían las razones de urgencia de los servicios mínimos. Eran un caso de despido y otro de rescisión de contrato por una vulneración de derechos fundamentales en la que intervino la Fiscalía. Por su parte, el Juzgado de lo Social Número 4, celebró una impugnación de baja médica con un auxiliar de servicios mínimos compartido con otra sala.

En el Juzgado de lo Penal Número 1, el acusado y el fiscal firmaron un acta de conformidad ante la jueza en las oficinas. No usaron la sala de vistas porque no era una causa con preso. Los demás juicios se aplazaron a marzo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La huelga judicial amenaza con parar los entierros durante dos días en Vigo