El centro Gran Vía mantiene inactiva la escalera de la que se cayó un niño

Á. Paniagua / S. Antón VIGO / LA VOZ

VIGO CIUDAD

XOAN CARLOS GIL

En la misma pasarela del accidente hay un cartel que advierte que se deben mantener los pies en el suelo; el menor está ingresado

05 feb 2018 . Actualizado a las 15:52 h.

Un niño que ronda los ocho años se recupera en la planta de pediatría del Hospital Álvaro Cunqueiro después de haberse caído a plomo desde una altura de unos cuatro metros en las escaleras mecánicas del centro comercial Gran Vía. En el centro creen que las medidas de seguridad son las adecuadas pero, de momento, mantienen inactivas las escaleras mecánicas donde se produjo el accidente.

La pasarela de subida es la única que no funciona del centro comercial, aunque los usuarios siguen utilizándola para subir, si bien peldaño a peldaño. Incluso la que discurre paralela, pero en sentido descendente, funciona. Todas las demás del área comercial también están activas. La dirección del centro comercial ha rehusado dar información sobre el suceso o sobre lo que tiene previsto hacer.

«Por su seguridad mantenga los pies dentro del peldaño», reza un cartel que está pegado al cristal de seguridad de la escalera del accidente. «En seguridad, el menor detalle cuenta», advierte. Parece premonitorio.

El niño se cayó después de haberse subido al pasamanos para jugar, según relataron testigos del centro comercial. Pertenecía a un grupo de chavales que estaban de retirada después de haber celebrado un cumpleaños. Los viernes, los sábados y los domingos por la tarde los centros comerciales de la ciudad son un lugar de encuentro masivo para las pandillas de niños y adolescentes. Nada impide que un niño pueda subirse a una pasarela.

En este caso, además del fuerte golpe que le hizo perder el conocimiento, el crío sufrió alguna fractura en una mano y en los dientes. El suceso alarmó a las decenas de personas que en torno a las nueve de la noche del viernes se encontraban en el área comercial más grande de la ciudad.

Pero el pequeño ya se está recuperando. Después de estar unas horas en la uci del Hospital Álvaro Cunqueiro, se lo llevaron a la planta, donde todavía permanece.

Este no es el primer accidente peligroso que sufre un niño en un centro comercial de la ciudad. En octubre del 2016, un chaval de siete años se precipitó desde la pasarela que une el centro comercial A Laxe con A Pedra. Es una altura mucho mayor que la del accidente en el centro Gran Vía. Finalmente, el pequeño se recuperó. En el centro comercial se mejoró la seguridad de la pasarela con planchas para evitar que los niños se suban.

SOLEDAD ANTÓN

Apenas hay señales de peligro

Las escaleras mecánicas son consustanciales a los centros comerciales, pero hay algunos que se afanan más que otros en advertir a los usuarios de que esas instalaciones tienen su peligro. Dentro de las áreas de compras más grandes de Vigo, curiosamente, el centro Gran Vía es el que muestra más carteles alusivos a los riesgos de estas instalaciones. Grandes iconos que muestran a una mujer con un niño de la mano advierten de que los pequeños deben ir siempre con un mayor.