«Queremos diagnosticar el alzhéimer a gente de 30 años»

El investigador Carlos Spuch busca biomarcadores para la enfermedad porque, dice, empieza pronto aunque no muestre síntomas


Vigo / la voz

El neurobiólgo Carlos Spuch (Vigo, 1974) lleva años investigando sobre demencias en el laboratorio, primero en el Rebullón y ahora en el Álvaro Cunqueiro. Ahora coordina también la Rede Galega de Investigación en Demencias que, según el Sergas, es la primera que existe en España de este tipo.

-¿En qué consiste?

-Nos hemos juntado grupos de investigación de los hospitales y de las tres universidades gallegas. Hasta ahora trabajábamos por separado y hemos creado una red, que nos financia la Xunta a través de GAIN, para solicitar proyectos en conjunto, promover tesis doctorales, trabajos de fin de grado...

-Hay mucha investigación. ¿Llega a la clínica?

-Llegar a la sociedad es importante. Por eso en la red están también la Federación de Asociacións de Alzhéimer de Galicia (Fagal), geriátricos, Serge Galicia, trabajadores sociales, Down Galicia... Hay un 60 % de las personas con síndrome de Down que desarrollan alzhéimer por su trisomía [tres cromosomas]. Queremos expandirnos también al norte de Portugal, porque tienen problemas parecidos.

-En su grupo están investigando biomarcadores de demencias que ayuden a predecir la enfermedad. ¿En qué consisten?

-El cerebro no se puede tocar, así que intentamos sacar biomarcadores en sangre, saliva o en linfocitos que predigan el estado del cerebro para la depresión y el alzhéimer temprano.

-¿En qué consisten?

-La idea es que si voy a desarrollar alzhéimer con 70 años, con 30 o 40 ya se manifiesta. No hay sintomatología porque el cerebro es muy plástico, pero llega un punto, normalmente entre 50 y 60 años, que el cerebro ya no puede más y sí se manifiesta.

-¿Alzhéimer con 30 años?

-Sí. La clave está en lograr un diagnóstico cuando estás aparentemente sano, porque así le podemos decir al paciente que cambie su vida, con nutrición y ejercicio, para retrasar el inicio de la enfermedad. Se sabe que modificar los hábitos de vida para que sean saludables retrasa el desarrollo de la enfermedad.

-¿Cuánto?

-Hay estudios que dicen que entre cinco y diez años.

-¿Qué resultados tienen en esos biomarcadores?

-De momento son resultados previos y son interesantes, pero hay que hacer la validación clínica.

-¿En qué cambia el cerebro de una persona joven si ya tiene alzhéimer?

-Por sintomatología, en nada. El año pasado se publicaron un par de trabajos, uno de ellos con esquiadores en Suiza que habían muerto por accidentes de avalancha. Era gente joven, fuerte y de nivel social alto. Había un porcentaje alto que tenían dos indicadores típicos de los pacientes de alzhéimer: placa amiloide y proteína tau hiperfosforilada. Estaban bien, pero fue una evidencia de algo que ya se creía, que es que el alzhéimer se desarrolla tempranamente antes de dar síntomas.

-En todo caso, diagnosticar el alzhéimer con 30 o 40 años suena revolucionario.

-La ciencia tiene que mirar por cosas revolucionarias. En el alzhéimer no hay tratamiento curativo, solo paliativo. Todos los fármacos en ensayo clínico han fracasado, pero suelen hacerse en pacientes mayores, con la patología tan marcada que no funcionan. Igual en otras fases, sí.

-¿Y desde la clínica? Porque si dice que la enfermedad empieza pronto, también se podría pensar que con más neurólogos, psiquiatras o geriatras, o con consultas masivas, se podría diagnosticar más.

-Tenemos que verlo desde todos los puntos de vista. Lo cierto es que los médicos y enfermeros, que tienen delante al paciente todos los días, tienen mucho que aportar. Pero ellos ya están asfixiados por el trabajo diario. Nosotros estamos solicitando hacer un estudio epidemiológico del alzhéimer de toda Galicia, porque no sabemos cuántos enfermos hay. Solo hay estimaciones, porcentajes. Aquí hay una población muy envejecida. Lo que ocurra en Galicia es lo que ocurrirá en España en unos años. Los investigadores no podemos acceder a la historia clínica (Ianus) porque no somos médicos.

El 18,6 % de los hogares vigueses están formados por mayores de 65 años

Los hogares vigueses siguen envejeciendo como demuestra que el 18,6 % estén integrados por personas mayores de 65 años, lo que significa 3,6 puntos más que hace una década, según datos del Instituto Galego de Estatística (IGE). En total, este sector de población ya suma 62.175 personas (INE), de las que trece mil viven solas.

Sin embargo, la situación aún sigue siendo mejor que la media gallega, que cifra en 22,3 % el numero de hogares con miembros de más de 65 años. Al margen de las diferencias entre la ciudad y la comunidad autónoma, lo que está claro es que cada vez hay más personas mayores y que las instituciones y la sociedad tienen que prepararse para este nuevo panorama, según aseguran expertos como el presidente de la Sociedade Galega de Xerontoloxía e Xeriatría, Miguel Ángel Vázquez. No hay más que comprobar cómo aumenta el número de centenarios, que ya suman 157 en Vigo y 313 en el área.

El incremento de las personas mayores no va parejo ni mucho menos a la creación de dotaciones para este sector de población, tanto a nivel de servicios sociales como sanitarios. Recientemente el sindicato CC. OO. propuso la creación de una residencia de atención especializada para mayores en el edificio del antiguo Hospital Cíes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

«Queremos diagnosticar el alzhéimer a gente de 30 años»