Hasta un niño puede hacer un R2D2 con chatarra electrónica

Un padre e un hijo, fans de «Star Wars» y la robótica, enseñan a fabricar réplicas del famoso androide de la saga galáctica


vigo / la voz

Eduardo Santos Baldomir y su vástago, Eduardo, son más que padre e hijo. Pocos pueden presumir de compartir una afición con un adolescente con tanto empeño como este par de coruñeses adictos a la saga galáctica de Star Wars, que no se conforman únicamente con disfrutar de las películas, ir a las convenciones para fans o vestirse como los personajes que adoran. Su dedicación va mucho más allá. Ambos colaboran en la fabricación de robots y como no podía ser de otra manera, el primero fue R2D2.

El proyecto se les fue de las manos, pero para bien. Tiene tanto éxito que hacen giras por toda Galicia, sobre todo en centros educativos, pero también en hospitales y ferias tecnológicas, enseñando, a quien quiera aprender, a hacer sus propios prototipos. Hoy estarán en la Escuela de Ingeniería Industrial del campus de Vigo. Imparten una conferencia organizada por el profesor del departamento de Ingeniería de Sistemas y Automática José Ignacio Armesto, que se celebrará a las 16.00 horas en el aula 15, con entrada libre.

Los Santos, sénior y júnior, son de Cambre y pertenecen a la Asociación Cultural Echo Base 28th Elite Forces, un colectivo de seguidores de La guerra de las galaxias que trabaja por la integración de colectivos en riesgo de exclusión, con especial atención a niños y enfermos mediante la realización de eventos benéficos, sociales, culturales y educativos. «Somos esos que la gente llama frikis de Star Wars, que para nosotros es un motivo más para reunirnos y hacer cosas juntos», cuenta el padre, que aclara que ellos no se disfrazan. Evitan esa palabra y prefieren decir que se caracterizan.

A mayores, lo de fabricar robots es un pasatiempo que también comparten, debido a su interés por el hardware y el software libre. «El R2D2 nació hace dos años, a raíz de la necesidad de un grupo de chavales de presentar un proyecto en el Día de la Ciencia en la Calle, que es una actividad que se celebra todos los años. No tenían ni idea y uno de ellos soltó la propuesta de hacer este androide y a mí me encantó la sugerencia», recuerda. No todos lo consiguieron. «Lo querían todo hecho, pero había que estudiar un poquito y hacer las cosas ellos mismos. Algunos abandonaron», admite. Pero su hijo, que tiene 17 años, sí terminó «aunque con mucha flojera», revela. Al ver el resultado, se animaron los demás, lo presentaron en la feria y tuvo una gran acogida, ya que además lo hicieron con materiales reciclados, algo que al joven le llamaba mucho la atención. «Vio un día un documental en La noche temática sobre la basura electrónica y se interesó mucho por el tema y por hacer algo por combatir ese problema». Cada vez que dan una charla, la adecúan a la edad de su audiencia.

Ahora trabajan, además, con prototipos de prótesis para manos y piernas. «Él habla para los chavales de su edad y así se consiguen bastantes logros», explica sobre su hijo. El coruñés asegura que no es necesario ser especialmente mañoso. Es cuestión de ponerle ganas. «Si quieres, puedes», afirma el hombre, cuya dedicación profesional no tiene nada que ver ni con la ingeniería ni con la robótica. Dada la trayectoria de su descendiente, lo esperable sería que el chaval, que estudia 3º de la ESO, sí guiase sus pasos por esa senda, pero no lo tiene claro. «Como todo adolescente está perdidísimo y ahora mismo no sabe qué hacer pero seguramente tirará por una ingeniería aérea, que es lo que le está llamando la atención». Por cierto, el R2D2 que hacen funciona perfectamente, no es solo apariencia. Y aseguran que cuando los asistentes salgan de la charla, van a salir para ponerse a hacerlo ya: «Somos muy de la cultura maker, de compartir todo, desde los códigos a cómo hacer cada paso, no nos guardamos ningún secreto», ratifica.

Dónde. En la Escuela de Ingeniería Industrial del campus de Vigo, a las 16.00 horas en el aula 15, con entrada libre.

Para quién. Está dirigida a cualquier persona interesada en la tecnología y en el reciclaje o simplemente que sea seguidora de los filmes.

La actividad es el preludio de las jornadas sobre tecnología e ingeniería industrial

La charla forma parte de las actividades paralelas del Congreso Internacional JAI 2018 (acrónimo de las VII Jornadas sobre Tecnologías y soluciones para la Automatización Industrial). El programa de ponencias se orienta a la difusión formativa e informativa de las más innovadoras y avanzadas tecnologías de automatización industrial.

El objetivo es que los asistentes a las mismas, ya sean alumnos de últimos cursos o docentes, conozcan de primera mano (de la de técnicos responsables de producto de las empresas multinacionales líderes en su sector), las tecnologías y tendencias más modernas en el ámbito de la automatización.

Las jornadas se celebrarán en Vigo, en el salón de actos de la Escuela de Ingeniería Industrial (sede campus), del 12 al 16 de marzo. El plazo de inscripción previa finaliza el 12 de febrero.

El evento se ha consolidado tras más de 30 horas de conferencias técnicas impartidas por expertos. Para la próxima edición cuentan con la participación de cuatro empresas que participan desde la primera edición: Phoenix Contact, Rockwell Automation, Schneider Electric y Siemens. Además de ellas, este año también participarán Asti, Beckhoff, Bosch-Rexroth, Festo, Harting, Kuka Robotics, Matrikon, Omron, Pilz, Stäubli, , SMC, Universal Robots, Wago y Weg, entre otras.

Además, los dos primeros días, se desarrolla el showroom industria 4.0», una zona demo en la que el público asistente podrá interactuar y conocer proyectos que se han desarrollado con éxito mediante la utilización de tecnologías y soluciones de automatización con la participación de makers y pequeños fablabs.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Hasta un niño puede hacer un R2D2 con chatarra electrónica