«Nunca tuvimos que recurrir a cerrar la Universidad para ahorrar calefacción»

María Jesús Fuente Decimavilla
maría jesús fuente VIGO / LA VOZ

VIGO CIUDAD

Oscar Vazquez

El responsable de las cuentas certifica una institución saneada y solvente

14 ene 2018 . Actualizado a las 14:04 h.

El segundo mandato del actual rector de la Universidad de Vigo, Salustiano Mato, está a punto de concluir tras el tope máximo de ocho años establecido. El encargado de las cuentas ha sido en este tiempo José Manuel García Vázquez. Asumió una encomienda nada fácil dada la situación económica, lo que le llevó a tener que hacer bolillos para salir adelante. Algunas voces aseguran que sería el perfecto sucesor. Otras responden que no está por la labor.

-¿Cuál fue el peor año?

-El primero. Entre el 2005 y el 2010 el sistema universitario gallego había tenido un fuerte incremento en la financiación de entre un 10 y un 15 % y de repente, en el 2010, se redujo como consecuencia de la crisis. Provocó un desequilibrio muy importante. Se cerró el año con déficit y ahí fue cuando entramos en el gobierno.

-¿Cuándo remontaron?

-El 2011 lo cerramos con un déficit de más de un millón de euros, pero a base de insistir en la racionalización, el siguiente año ya tuvimos superávit.

-¿Cuáles han sido los sectores más sacrificados?

-Si estamos satisfechos es por conseguir reducir el gasto sin tomar medidas drásticas que afectasen al funcionamiento de la Universidad. En esos años un gran número de universidades modificaron sus estructuras, hubo reducción de facultades y departamentos. Algunas cerraban en Navidades para ahorrar calefacción. Nosotros nunca tuvimos que hacer eso. Era una medida desesperada que no iba a solucionar nada. Si tuviéramos que equilibrar las cuentas ahorrando 15 días de calefacción, muy mal tendría que estar la situación.

-¿Dónde estuvo el esfuerzo?

-En racionalizar el gasto corriente. Algunos años se redujo la inversión en el capítulo seis y en obras. Aún así, acabamos haciendo obras de gran impacto como el Cacti-Cinbio, el Campus da Auga...

-¿Se diría que los recursos externos les salvaron la vida?

-Empezamos a trabajar fuerte en ese ámbito explorando las convocatorias europeas donde tuvimos cada vez más éxito.

-¿Cómo afectaron los recortes al personal?

-Creo que en lo que más satisfechos estamos es en el incremento del gasto de personal. Desde el 2012 ha habido un aumento del 15 %. Es bastante difícil encontrar ese incremento en otras universidades. En cuanto a la relación con el gasto total, significa el 60 %. Creo que comparativamente es menor que en la mayoría de las universidades, pero no es demasiado indicativo.

-¿Es imparable la recuperación?

-Que exista el plan de financiación de Galicia nos da cierta estabilidad. Contamos con recurso estables hasta el 2020. A partir de ahí esperemos que la recuperación económica permita incrementarlos.