Llevaba a impostores a notarías para vender bienes de sus padres y abuela

Un vigués usaba a cómplices que simulaban ser familiares para firmar los papeles que le daban poderes sobre el patrimonio de sus allegados


vigo / la voz

Una banda de supuestos estafadores compuesta por un líder y tres cómplices será juzgada el día 22 en la Audiencia. Los compinches se hacían pasar por los padres y la abuela materna de un implicado e iban a una notaría a ceder sus poderes sin el conocimiento de los perjudicados. Los impostores firmaban los papeles y daban vía libre a que el líder y beneficiado pudiese vender todo tipo de bienes del patrimonio de sus parientes más cercanos en Vigo y O Baixo Miño a escondidas de los dueños.

La Fiscalía les acusa de nueve estafas desde el 2004 al 2008 en las que, presuntamente, simularon ser los dueños reales de diversas fincas y bienes familiares y falsearon las firmas ante el notario. El juicio durará una semana.

Los hechos se remontan al 2004. Siempre según la Fiscalía, el implicado empezó a vender bienes de sus allegados a escondidas y sin el consentimiento de estos. Para ello, recopiló documentos públicos y mercantiles con los que podía realizar actos con apariencia de legalidad ante un notario. La idea era engañar a la oficina y fingir que los propios padres o la abuela acudían en persona a firmar los papeles. Él mismo o sus cómplices, amigos suyos, estampaban firmas falsas que imitaban a la de los familiares en algunos documentos para inducir a error al notario.

Por ejemplo, presuntamente, el 4 de marzo del 2004, el principal implicado, R.C.R., y una mujer cuya identidad real es desconocida, fue a una notaría de Vigo. Allí, la impostora se identificó con un pasaporte como abuela del acusado y firmó unos papeles para otorgarle todos los poderes para disponer de su patrimonio.

Una vez que obtuvo el documento firmado que lo convertía en apoderado, el implicado dispuso de ese poder para, solo dos semanas después, vender una finca de su abuela en Salvaterra do Miño valorada en 160.283 euros. Luego, la compradora la revendió una semana después a un matrimonio por la misma cuantía.

En enero del 2005, el implicado volvió a actuar. Esta vez acudió, presuntamente, con dos compinches a una notaría de Tui. Una de sus amigas se identificó como su madre, lo que era falso, y otorgó a favor del acusado un poder para que pudiese disponer de todo su patrimonio. Pasado un mes, otro cómplice acudió a una notaría de Vigo y simuló ser el padre del principal incriminado para convertir al hijo en su apoderado, con total desconocimiento del verdadero dueño. Pasada otra semana, fue a otra notaría de Redondela y constituyó a su favor y el de una sociedad de inversiones un préstamo hipotecario cambiario de 143.000 euros, en los que ponía de avales una finca de Vigo de sus padres. Para ello, usó los poderes que previamente había obtenido de forma fraudulenta.

En julio del 2005, fue a otra notaría en Tui y una impostora que simulaba ser la madre firmó un préstamo hipotecario de 12.500 euros con otra empresa. Puso como aval dos plazas de garaje de la progenitora. En enero del 2006, vendió fincas en Vigo que estaban a nombre de sus padres y una cómplice se la compró. Luego, esta firmó una hipoteca con un banco por valor de 219.387 euros.

En los siguientes años, los implicados hicieron nuevas ventas. El fraude ronda los 800.000 euros. La Fiscalía pide 3 años de cárcel para el principal implicado por un delito continuado de falsedad. Sus tres cómplices afrontan año y medio de prisión.

El juicio por estafa se celebrará el día 22 en la Audiencia y durará una semana

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Llevaba a impostores a notarías para vender bienes de sus padres y abuela