El Sergas dice que la mitad de los que van a urgencias no deben ir al hospital

Ángel Paniagua Pérez
Ángel Paniagua VIGO / LA VOZ

VIGO CIUDAD

La saturación obliga a abrir camas del Meixoeiro que llevaban dos años cerradas

10 ene 2018 . Actualizado a las 13:11 h.

Siguen las largas colas de pacientes en urgencias mientras la gripe acampa. El inicio del año está siendo duro para los hospitales vigueses. Entre el día 1 y ayer por la mañana habían atendido a 3.157 personas, lo cual hace una media de 395 al día, que son 42 más que el promedio de todo el año. Este dato no tiene en cuenta a los niños, que son atendidos en las urgencias pediátricas, ni a las embarazadas, que van a las obstétricas.

Según explicó ayer el Servizo Galego de Saúde en un comunicado, «o 51 % dos pacientes que acudiron ás urxencias do Álvaro Cunqueiro nos últimos días presentaban patoloxías que estaban en disposición de ser resoltas nos PAC [puntos de atención continuada], con menor espera e idéntica resolutividade». O lo que es lo mismo, esos enfermos no deberían haber acudido al hospital.

Para ofrecer ese dato, un portavoz del organismo sanitario explica que se basan en la huella del triaje: cuando un enfermo acude a urgencias la primera valoración la hace una enfermera, que le asigna un color según la gravedad del caso y la urgencia con que debe ser atendido. Ese 51 % son los llamados casos banales, triados como colores verde o azul, que pueden esperar dos y cuatro horas, respectivamente.