Cuatro de cada diez taxis de Vigo ya son híbridos

Cerca de doscientos profesionales ya han cambiado de modelo para apostar por coches mixtos de electricidad
y gasolina


vigo / la voz

Factores económicos y medioambientales son los que tienen más peso en el sector del taxi de Vigo a la hora de decantarse por los vehículos híbridos hasta el punto de suponer ya casi cuatro de la cada diez. Cerca de doscientos profesionales han abandonado los modelos anteriores, la mayoría de gasóleo, y han apostado por la opción mixta. Dominan los coches que se abastecen de electricidad y gasolina, de los que ya existen en torno a un centenar. En segundo lugar están los que alternan gasolina y gas, aunque en este caso son algunos menos y se quedan a las puertas de la misma cifra.

La tendencia de los taxis de la ciudad se enmarca dentro de la existente en general en Galicia, al ser la tercera comunidad en la que más crece la demanda de este tipo de vehículos.

No sucede lo mismo con los coches eléctricos. Seis años después de la puesta en marcha del primer taxi eléctrico en España, en Vigo no existe esta modalidad, según indica el presidente de la asociación mayoritaria del sector, Manuel Chorén. Los motivos que aduce son varios. Por un lado, la falta de puntos de recarga públicos, lo que hace que los profesionales duden de su autonomía.

«La ciudad, como tantas otras, no está preparada. Tenía que haber puntos de recarga en la calle y en las casas. Hay en los párkings, pero tienes que pagar el tiempo de estancia», explica Chorén. Ese déficit en la red de recarga es igualmente apuntado por los comerciales de vehículos como uno de los obstáculos más importantes para decantarse por un coche eléctrico. A lo anterior se suma en Vigo la orografía. Todavía recuerdan los taxistas los problemas que hubo en la ciudad con el minibús eléctrico de Vitrasa, que se quedaba en las cuestas.

Tampoco a los propietarios de los híbridos de gasolina y gas se lo ponen en bandeja al existir solo dos puntos de carga de gas en la ciudad. Uno está situado en la avenida de Madrid y el otro, en el relleno de Bouzas. De esto da buena fe el propio representante de los taxistas vigueses al contar con un modelo de este tipo. «Ahora ya no se llevan bombonas en los vehículos, el depósito viene instalado de fábrica y se cargan en esos puntos», indica. Sobre las ventajas, cita el ahorro, «pero menos», el hecho de que sea más limpio al no despedir tanto dióxido de carbono a la atmósfera y la mayor duración en los cambios de aceite. Otra ventaja de los vehículos híbridos es que pagan menos impuesto de circulación.

Todas estas circunstancias son las que han hecho que en apenas una década la situación haya cambiado de forma radical. En el 2008 eran solo catorce los taxistas que se habían arriesgado a sustituir la gasolina por una combinación de esta y gas.

La utilización de las bombonas se remonta a tres décadas más atrás, cuando los taxis se movían gracias a estos artilugios. Ocupaban buena parte de los maleteros, de ahí que no tuviera mucho éxito. En este sentido, la existencia de puntos de suministro de gas ha supuesto un gran adelanto, junto con la preparación de los coches para ese uso. De esta forma evita la reconversión del taxi de gasolina a gas, lo que salía por unos dos mil euros.

Tres de cada cien nuevas matriculaciones de vehículos en Galicia ya corresponden a coches híbridos y eléctricos, lo que demuestra el ascenso experimentado por la convivencia del motor eléctrico y el de combustión.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Cuatro de cada diez taxis de Vigo ya son híbridos