Guerra no entierra el hacha

El exconselleiro convoca a las bases del PP pese a su derrota frente a Muñoz hace un año


vigo / la voz

Los que fueron sus rivales en la pugna por la presidencia del PP de Vigo, le acusan de no haber digerido los 99 votos que hace un año exactamente supusieron su derrota frente a Elena Muñoz. Achacan a Javier Guerra estar debilitando el partido al mantener reuniones periódicas con la militancia en diversos distritos de la ciudad, y de hacer una oposición interna no reglada en el PP en detrimento de la llamada a ser candidata a las elecciones municipales del 2019.

Y lo cierto es que Guerra no ha enterrado todavía el hacha. La afiló cuando fue el único conselleiro separado por Feijoo de su primer Ejecutivo autonómico, y no la ha guardado aún pese a haber transcurrido un año desde que la mayoría de la militancia de su partido se decantó por la candidatura de Elena Muñoz.

Guerra ha mandado un mensaje en clave adelantándose a la convocatoria oficial del vino de Navidad que todos los diciembres ofrece la dirección del PP de Vigo a su militancia. Ha convocado a parte de las bases vía telefónica a un «pincho de Navidad» el día 27 en el hotel Coia. En respuesta directa, la oficialidad remitió después otra invitación para «un vino de Navidad» a celebrar un día antes, el 26 en el hotel Tres Luces.

«Quiere mantener el espíritu de grupo con un acto que es para todos los militantes que quieran asistir y al que están invitados todos los que se consideran afines al concepto del PP que tiene Javier», explican afiliados afines al grupo interno que mantiene vivo el exconselleiro.

Reproches

«Elena no le ha llamado más que dos veces en este año. En la primera colgó antes de que pudiera contestarle y la segunda fue para pedirle que llevase gente a un acto con Feijoo», añaden las mismas fuentes evidenciando el malestar que sienten los de Guerra y sus motivaciones para dejarse ver en un acto paralelo al oficial. En la orilla contraria mantienen que es Guerra el que no contesta a las llamadas de la presidenta.

El PP vigués no ha designado todavía a su candidato a las próximas elecciones municipales. Y aunque la propia Muñoz mantiene que será la militancia quien decida el nombre del aspirante a quitarle el bastón de mando a Abel Caballero, Feijoo ha lanzado esta misma semana un mensaje en favor de que sea la elegida como presidenta la que repita como candidata. La junta local del partido será quien acabe proponiendo al cabeza de cartel, y no consta que en el requerimiento hecho desde la sede popular de Génova para ir despejando el mapa de las municipales se haya hecho constar que en Vigo hay varios posibles candidatos o que no hay voluntarios, dos de las opciones dadas como posible respuesta por el equipo de Rajoy a todas las direcciones locales, además de la de señalar donde ya está definido el nombre del aspirante a alcalde.

El entorno de Guerra descarta que la voluntad del exconselleiro sea disputarle a la presidenta de la formación esa condición, «pero la verdad es que no se ha movido ficha para contar con nosotros, como se prometió, y somos el 45 % del PP de Vigo, nada menos». Y aunque se insiste en que no hay afán de revancha, la lista de agravios no se queda en que Muñoz no haya tendido la mano a sus adversarios del pasado congreso local, según ellos.

«Los cargos del partido no han hecho pública la declaración de patrimonio e intereses; nada se conoce de por qué se ha cambiado la sede a la calle del Príncipe y cuánto cuesta, y decían que iban a estar todos los días en Vigo y la vicepresidenta (Lucía Molares) está toda la semana en Madrid; el secretario general (Javier Dorado), igual, al ser director del Instituto de la Juventud; el vicesecretario de Participación (Diego Gago, presidente de Nuevas Generaciones de España) pasa cuatro días a la semana fuera, y la vicesecretaria de Acción Territorial (Sagrario Franco, presidenta del puerto de Vilagarcía), también está fuera», reprochan desde la trinchera guerrista.

Pese a todo, el sector oficial anuncia que ha llegado la hora de la integración efectiva «dado que ellos no dan el paso. Hay un grupo que se ha distanciado y hay que recuperarlo, y eso pasa por recuperar a Javier primero» apuntan, asumiendo que «el PP en Vigo está en horas bajas y hay que levantarlo y de hecho está habiendo mucha militancia nueva joven», aseguran.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Guerra no entierra el hacha