Cuatro mil vecinos intentan forzar el cambio en el recibo del agua de Vigo

La federación Eduardo Chao presenta una reclamación ante el Instituto de Consumo


vigo / la voz

Cuatro mil vecinos de Vigo intentan que la tarifa del agua cambie para pagar por lo que consumen. Es el número de recibos que ha recogido la Federación de Vecinos de Vigo en lo que va de año. La entidad ha presentado una reclamación ante el Instituto Galego de Consumo como primer paso para intentar sacar adelante la iniciativa.

«Con motivo de los problemas que en las últimas semanas ha habido con el agua, la entrega de recibos se ha disparado y hemos decidido relanzar la campaña. La gente no para de enviarnos correos y wasaps quejándose de tener que comprar botellas de agua, pese a lo que pagan», explica la presidenta de la entidad, María Pérez.

Los recibos no solo se recogen en la federación y asociaciones de vecinos, sino que se instalará una mesa en lugares concurridos.

En la reclamación de Consumo hace constar que «queremos que se notifique e inste a empresa concesionaria a promover o traballo dirixido a cambiar de inmediato o sistema de tarificación, e facelo por consumos reais, tal como se viu aprobado nun pleno municipal anterior a esta lexislatura».

De hecho, la petición de este cambio no es nada nuevo, incluso existe una sentencia relacionada con el tema del agua a favor de la federación. Sin embargo, los cambios en la entidad y su desactivación llevaron a apartar el tema en un cajón.

El descenso del nivel de los embalses como consecuencia de la sequía y su repercusión en la ciudad fuerza ahora a los representantes vecinales a recuperarlo. Creen que la situación se repetirá y que es preciso fomentar medidas de ahorro, a lo que en nada contribuye la tarifa actual.

«É urxente e necesario que se faga unha política de protección do recurso da auga, se suministre auga de calidade, e se aforren recursos económicos nos cidadáns», indica en el escrito. Pide «un novo sistema que protexa o recurso, permita aforrar auga, premiando os que fagan un consumo racional, tendo garantida a suficiencia, e castigue aqueles comportamentos que despilfarran».

En la actualidad el recibo de agua correspondiente a dos meses de consumo contempla el pago mínimo por 30 metros cúbicos, se consuman o no.

Pero el escrito ante el organismo dependiente de la Consellería de Economía e Industria no se limita solo a la tarifa del agua. También reclama información sobre los cortes que se han producido sin previo aviso y de los motivos por los que el agua sigue saliendo turbia en algunos puntos de Vigo. Entiende que además de hablar de potabilidad, es necesario informar sobre la calidad y sobre el estado de las tuberías de algunas zonas.

«Exisimos coñecer a xestión actualizada e memorándum dos presupostos recibidos e con explicación pormenorizada do uso destas dotacións presupuestadas por Aqualia a través do Concello de Vigo», indica la federación.

Por último, pretende que su reclamación sirva también para conocer la gestión integral y detallada de la inversión municipal en la concesión de esta empresa, algo que no ha conseguido saber hasta ahora. Sospecha que se han podido invertir cifras elevadas en iniciativas ajenas al abastecimiento y saneamiento.

En cualquier caso, la entidad vecinal tiene intención de llegar hasta el final para que se aclaren todos los detalles.

Caballero dice que el agua es potable y que la Xunta ataca a la ciudad al poner en duda analíticas

El alcalde de Vigo, Abel Caballero, aseguró ayer que el agua «en toda la ciudad es potable al 100%» y que las declaraciones hechas el martes por la Xunta que aseguraban que «sigue sin ser de calidad» son una «opinión» con la que el Gobierno gallego está haciendo política contra Vigo por instrucción directa de su presidente, Alberto Núñez Feijoo. El alcalde socialista cargó por enésima vez contra la Consellería de Sanidade: «No se limita a decir si es potable el agua y lo que da es una opinión al decir que los resultados de las analíticas del agua realizadas en el área de Vigo confirman que el hierro se ha reducido, aunque el agua sigue sin reunir las condiciones que garanticen su calidad en varios puntos».

Soutomaior

Caballero reservó ayer una parte de su munición dialéctica para señalar al Concello de Soutomaior, y en concreto a la corporación, por aprobar en pleno rechazar el trasvase del río Verdugo que permitirá ganar agua Vigo y su área metropolitana. «Me llama la atención que el pleno se oponga a un trasvase del que es uno de los destinatarios, ¿significa que renuncia al agua que recibe?», se preguntó el regidor, que calificó la situación de «esperpéntica, ridícula, una parodia».

Abel Caballero invitó al pleno de Soutomaior a que enseñe la documentación, si la tiene, que argumentó su rechazo al trasvase con argumentos medioambientales.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Cuatro mil vecinos intentan forzar el cambio en el recibo del agua de Vigo