A juicio por circular ebrio por la AP-9 a 160 km/h e intentar derribar a un policía en moto

El conductor iba en el coche del padre y golpeó la barrera del peaje


vigo / la voz

El juzgado de lo penal número 2 de Vigo suspendió ayer un juicio contra un supuesto conductor temerario que alegó una dolencia médica y no podía acudir a la vista por estar hospitalizado. El juicio fue pospuesto a febrero del 2018. El implicado se enfrentaba a cinco años y medio de cárcel por, supuestamente, escapar en estado ebrio de la policía en el coche de su padre a 160 km/h por la autopista AP-9, golpear la barrera del peaje e intentar derribar al motorista policial que lo perseguía en la noche del 28 de octubre del 2016. El acusado acumula seis condenas desde el 2005 por conducción alcohólica o temeraria.

Todo empezó cuando el implicado estaba en un pub de la zona de copas de Areal y la Policía Local de Vigo le requirió para que retirase un Renault, propiedad de su padre, porque estaba mal aparcado e impedía la entrada a un garaje.

El conductor salió del local y los agentes le vieron síntomas de estar ebrio por lo que le dijeron que el coche se lo iba a llevar la grúa salvo que tuviese a otra persona que le hiciese el favor de retirar el turismo. Él propuso a una amiga y los agentes le tomaron los datos a ella. Mientras tanto, el implicado aprovechó la distracción para entrar en el coche por la puerta del copiloto, bajar los seguros de las puertas y arrancar el automóvil. Huyó del lugar tras hacer maniobras evasivas para evitar chocar con una moto y otro coche en marcha.

Varios motoristas de la Policía Local persiguieron al fugitivo con las luces encendidas. El fugado se saltaba todas las señales y semáforos por Areal, calle en la que circuló a gran velocidad por el lado izquierdo para saltarse a unos coches parados ante un semáforo en rojo en el cruce de Canceleiro con Serafín Avendaño y Miragalla.

Una vez llegado a la rotonda de Isaac Peral, enfiló hacia Teis y se metió en la autopista AP-9 por la rotonda de Sanjurjo Badía. Para esquivar a los agentes que lo perseguían daba bandazos hacia derecha e izquierda para cerrar su trayectoria. Incluso adelantó a varios coches por el arcén o circulaba en zigzag.

Al llegar a Redondela, salió de la autopista tras golpear la barrera de peaje y siguió por la carretera nacional, se metió en sentido contrario, regresó a la AP-9 y volvió a dañar la barrera. Según la Fiscalía, alcanzó velocidades de 160 km/h en algún tramo.

Durante la persecución, el acusado, supuestamente, frenó en seco intencionadamente para intentar que un motorista del 092 que lo perseguía se estrellase contra él y cayese derribado. El agente lo esquivó por lo que el conductor dio volantazos para intentar echarlo de la autopista aunque este mantuvo el equilibrio tras ser golpeado.

A lo largo de su trayecto, la Fiscalía constata que puso en peligro a muchos usuarios de la vía.

La Fiscalía pidió 3 años y medio de cárcel por conducción temeraria bajo influencia del alcohol y otros dos por atentado a la autoridad. También pide que sea multado con 10.800 euros y se quede 8 años sin carné.

Todo empezó por que la Policía Local le pidió que retirase su turismo mal aparcado

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

A juicio por circular ebrio por la AP-9 a 160 km/h e intentar derribar a un policía en moto