La utopía de mantener la tradición

El Celta lleva tres cursos ganándole el duelo de la primera vuelta al Barça y sueña con ampliar la serie


Vigo / La Voz

Jornada de reencuentros y desafíos en el Camp Nou. Porque el puente aéreo entre Vigo y Barcelona registra un importante incremento de tráfico en los últimos años, época en la que el Celta se ha convertido en una de las principales bestias negras del conjunto culé con tres triunfos en otras tantas temporadas y en el partido de la primera vuelta, aunque dos de ellos fueron en Balaídos.

En el intento de asalto del Camp Nou el Celta cuenta con el mejor sherpa posible, el entrenador que estuvo a un paso de convertirse en el titular del banquillo culé. Unzué conoce a toda la plantilla y la pizarra del Barça, aunque Valverde, su amigo fotógrafo -ayer desveló el navarro la afición del Txingurri- cuando los dos compartían vestuario azulgrana, le ha dado un vuelta de tuerca al fútbol de toque por una versión más industrial y tremendamente efectiva: 35 de 39 puntos posibles, ninguna derrota, solo cinco goles en contra y 34 a favor. Por números el líder es una máquina.

Semejante estadística no amilana al Celta, que ha sido capaz de competir aunque sin réditos con Atlético de Madrid y Sevilla y en Barcelona afronta la reválida de desafíar al líder, aunque para ello está obligado a mejorar sus prestaciones defensivas para tener alguna opción.

La zaga, y no solo por los goles encajados, ha sido objeto de debate en los días previos. Encontrar la fórmula para suplir la baja de Jonny cuando no existe otro lateral izquierdo, que no zurdo, específico es la gran incógnita. Lo único cierto es que no será ningún canterano el sustituto ya que ni Pampín ni Alende entraron en la convocatoria.

Todo lo demás son conjeturas. La lógica invita a pensar que Sergi Gómez, recuperado y con el alta, abandonará el centro de la defensa para oficiar de lateral de emergencia en la izquierda dejando a Hugo Mallo en la derecha, pero tampoco puede descartarse un viaje al lado opuesto del capitán colocando al catalán en la derecha o a Daniel Wass, que ya jugó en esa demarcación en Las Palmas.

La decisión final puede afectar al centro del campo, en donde en teoría debería regresar el Tucu Hernández para ganar músculo ante una línea de jugones como la azulgrana con Iniesta a la cabeza. En donde no se aventuran cambios es en el ataque, con Maxi Gómez y Iago Aspas jugando cada vez más juntos por el centro y con Pione Sisto, el mejor asistente de la Liga, ejerciendo de puñal en el costado izquierdo.

Pero ante un Barça tan efectivo el Celta necesita por encima de todo un juego coral. Unzué no le llevará percebes para que Messi se borre del partido (fue la broma del día) ni tampoco contempla una marca individual sobre el argentino que les ha marcado a los vigueses seis goles en once partidos. La idea es intentar desactivar al rival en su conjunto.

La Copa no será problema para ninguno de los dos. Salvo la defensa y el Tucu si es titular, el Celta reservó a sus mejores hombres y en el Barça el grueso de los once elegidos para hoy ni entró en la convocatoria. Porque Valverde se espera un partido complicado. La clave radica en saber hasta cuánto lo podrá complicar el cuadro vigués.

Hjulsager, otra vez fuera de la convocatoria

Andrew Hjulsager vive sus días más duros en Vigo y por segunda jornada consecutiva en Liga se queda fuera de la lista de convocadfos. El danés, es conjuntamente con el tercer portero Iván Villar, el único descarte por decisión técnica, mientras que Jonny lo es por sanción ya que tiene que cumplir el primer ciclo de amarillas.

Continúa entre los elegidos Brais Méndez, que se ha convertido en un fijo en todas las listas.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

La utopía de mantener la tradición