Los forenses temen que la ola de frío mate a pobres sin calefacción

Los médicos consideran que las temperaturas polares del fin de semana, con mínimas de dos grados, serán críticas


vigo / la voz

Los médicos forenses son unos de los profesionales que más de cerca conocen las dramáticas situaciones de los vigueses que mueren en condiciones de miseria, soledad y pobreza. Generalmente, se trata de sintecho o de ancianos que viven solos y lastrados por enfermedades psíquicas o de grave deterioro físico. Pero a esto se ha sumado la trampa de la pobreza energética, vecinos de Vigo que no les da para estirar más su pensión de subsistencia ni se pueden permitir el encendido de la calefacción a las puertas del invierno.

Por eso, algunos doctores judiciales consultados ayer temen que la próxima ola de frío polar que se avecina en Vigo este fin de semana. Meteogalicia predice mínimas de dos y tres grados centígrados entre hoy el lunes, y de cinco el lunes. Las máximas no van a pasar de 14 o 15 grados. Estas bajas temperaturas pueden soportarse bien en casa con la calefacción encendida pero a quienes sufren pobreza energética les puede acarrear graves problemas y la muerte en casos extremos, sobre todo si se trata de personas enfermas que ya están muy deterioradas físicamente.

No sería una sorpresa. Ya ha habido alguna Navidad que congeló a sintechos que se quedaron dormidos en bancos de la calle cubiertos por cartones. Pero esta vez también puede afectar a aquellos vecinos empobrecidos por la crisis que carecen de calefacción para calentarse en casa por la noche. Con temperaturas de dos grados no bastan las mantas y podrían ser las víctimas de un invierno más cruel de lo habitual con los más desamparados.

«La noche del pasado jueves ya fue bastante fría y la situación empeorará estos días. Ya no estamos hablando del tiempo primaveral y tan apacible que vivimos este otoño. Ahora hace frío de verdad y se nota. La gente que no pueda poner la calefacción lo va a pasar bastante mal y me temo que pronto empezaremos a ver algún caso de muerte por el frío. Hasta ahora, este año, no hemos tenido ningún caso gracias a una primavera excepcionalmente buena, un año caluroso hasta ahora», indicó ayer una doctora.

En años anteriores, a las puertas del invierno, el Concello abrió instalaciones para acoger a las personas que dormían en la calle a fin de que tuviesen un refugio en Navidad. También se movilizaron las oenegés que auxilian a los sintecho para buscarles cobijo urgente. Estas situaciones son reales aunque el calor de este año y la sequía los hayan convertido en un recuerdo.

Muchos forenses están acostumbrados a encontrar escenarios de este tipo y se temen lo peor. En las próximas semanas podrán verificar si se han cumplido sus peores previsiones o, por suerte, las noches frías no han sido tan duras. De momento, la cifra de muertes por pobreza energética es invisible en las estadísticas de las autopsias de Vigo porque no son registradas como tales. Pero haberlas, haylas.

El Gobierno activa el protocolo de vialidad invernal y la Diputación reparte 23 toneladas de sal

La Subdelegación del Gobierno de Pontevedra ha activado ya el protocolo de vialidad invernal que fija las pautas de actuación para las organizaciones destinadas a intervenir en caso de que se produzcan situaciones meteorológicas adversas que dificulten o impidan niveles adecuados de servicio y seguridad vial en la red de carreteras del Estado en Galicia y autopistas de peaje de titularidad estatal. Las zonas con mayores riesgos de nevadas en el área de Vigo son A Cañiza, As Neves, Fornelos de Montes, Covelo y Arbo.

El protocolo incluye una lista de los tramos más conflictivos por nieve o hielo, lugares donde establecer preferentemente puestos de control, áreas destinadas a estacionamiento temporal de vehículos y un directorio telefónico del personal y medios disponibles cuyos servicios pueden ser requeridos por urgencia.

El protocolo recoge que en condiciones de retención obligatoria de vehículos en las áreas establecidas será prioritaria la información a los usuarios de las carreteras afectadas.

Por su parte, la Diputación de Pontevedra recibió los primeros acopios de sal para proteger la red de carreteras provinciales de las heladas y la nieve. Ya ha distribuido 65 toneladas de sal en la provincia de las que 18 fueron al parque de Ponteareas y cinco para Gondomar. La comarca de O Condado - A Paradanta es una de las mayor riesgo de incidencias.

El departamento de Movilidad también ha esparcido salmuera cuando se activó el protocolo por frío y se realizaron más de medio centenar de actuaciones preventivas en los viales.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Los forenses temen que la ola de frío mate a pobres sin calefacción