El campeón de la liga de los atolones

Después de dirigir en India y en China, el vigués logra el título en las islas Maldivas


vigo / la voz

El fútbol y los gallegos están en todas partes. El balompié se propuso penetrar en las islas Maldivas con sus múltiples y diseminados atolones, y hasta allí se fue un vigués para hacer al New Radiant campeón de una liga que lleva el nombre de Premier y aspira a convertirse en referencia de la región. Óscar Bruzon celebró en la madrugada del sábado en Galicia un título que se le resistía a la principal referencia balompédica del país en los últimos cuatro años. Y lo tuvo que hacer con zumo de manzana con gas, para que las burbujas del champán en occidente no chocaran con las leyes del islam.

«Mi equipo es históricamente el más fuerte del país, pero llevaba cuatro años sin ganar ningún título y con la victoria que nos dio el campeonato he establecido mi récord personal como entrenador con once triunfos seguidos (solo perdió un partido en el campeonato)», comenta desde la distancia Óscar Bruzon (Vigo, 1977), que se ha convertido en un carrecaminos del fútbol.

Bruzon Barreras, formado en la base del Celta y futbolista del Gran Peña, Pontevedra y Universidad de Las Palmas en sus tiempos de corto, ya tiene una dilatada experiencia en el fútbol internacional. En la India puso en el mapa al Sporting de Goa, después fue la mano derecha de Anelka en el Mumbai City, y tras un paréntesis en la liga española como segundo de Fernando Vázquez en el Mallorca, entró a formar parte del programa de expansión de LaLiga participando en un proyecto piloto en China. A principios de este año volvió a India para entrenar al Mumbai FC y en junio decidió saltar a las Maldivas. «Mi agente Ángel Ruiz tenía un jugador aquí, un ex del Cádiz -explica sobre su llegada-, Adrián Gallardo, y yo me traje a un exmediocentro del Celta, Ángel Candela, que me ha aportado orden, trabajo y disciplina táctica en el centro del campo. Llegué aquí en junio, seis semanas antes de empezar la Liga, el tiempo ideal para hacer la pretemporada».

El sistema de competición es un tanto complejo. Los equipos de las 1.200 islas (200 habitadas) repartidas en 26 atolones primero tienen que pasar una criba de tres cortes hasta que los cuatro mejores se clasifican para la fase final, en donde le esperan otros tantos equipos de Malé, la capital, en la denominada Dhivehi Premier League.

Al epicentro del país pertenece el New Radiant, el equipo más laureado de esa parte del mundo, pero que había entrado en una sequía de títulos que el vigués ha frenado implantando el método de LaLiga. «Apostamos por un fútbol combinativo, alegre y por ganar los partidos desde el control del balón, y el equipo, tras una serie de victorias, se adaptó perfectamente», comenta el entrenador, que siempre ha apostado por el mismo credo balompédico allí en donde ha estado.

El triunfo en la Liga sin necesidad de esperar a la última jornada (lo consiguieron matemáticamente con un 3-2 a costa del TC Sports) y que da derecho a participar la próximo temporada en la AFC Cup (una especie de UEFA asiática) no es el único cetro que espera levantar este vigués al otro lado del mundo. El New Radiant tiene otros dos frentes «y esperamos conseguir dos títulos más antes de Navidad». Para entonces Bruzon viajará de nuevo a esta parte del mundo. Aunque quizás por poco tiempo. Su maleta de entrenador y su pasaporte están siempre preparados. Para llevar el fútbol a cualquier parte del planeta.

«La celebración fue con zumo de manzana con gas imitando al champán»

«Apostamos por un fútbol combiantivo y por ganar los partidos desde el control del balón»

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El campeón de la liga de los atolones