Los bomberos de Vigo exigen análisis para saber si son alérgicos a la velutina

Hicieron la petición en el 2015, alertando del peligro que implica trabajar en altura

.

VIGO / la voz

La avispa velutina, además de los problemas y la alarma que generan en la sociedad, acarrea tensiones internas entre los bomberos y los responsables de este departamento municipal que responden a reivindicaciones laborales que no encuentran respuesta. La colonización de este insecto depredador, aunque empezó en el 2014, no se materializó en un aluvión de demandas para la retirada de nidos hasta el 2015. En ese momento, tanto bomberos a título particular, como los propios sindicatos, plantearon a los mandos la necesidad urgente de hacer analíticas a toda la plantilla para determinar qué funcionarios son alérgicos. ¿El motivo? Explican en CC.OO. que estos profesionales, en muchos casos, tienen que trabajar en altura para retirar los nidos: «¿Y si les pica mientras están colgados a 30 minutos y genera una reacción que deja en el sitio al bombero?», se pregunta la organización sindical.

Dice CC.OO. que en los dos últimos años han sido «numerosos» los casos de picaduras de velutina a bomberos que estaban de servicio, y que, en esos casos, no se dio ninguna reacción alérgica, o de otro tipo, que dejara convaleciente a los profesionales afectados. «¿Y si hubiese pasado algo grave porque había un bombero haciendo este trabajo siendo nada tolerante al veneno de la avispa?», plantean en el sindicato, que revela que, en su caso, propusieron oficiosa y oficialmente la petición de hacer analíticas a la mesa de salud laboral del cuerpo de bomberos sin que obtuvieran respuesta alguna en los dos últimos años. «Con lo fácil que sería hacer dichas pruebas médicas por la mutua laboral para agilizar los plazos y los costes», añaden en CC.OO.

Roturas en los trajes

El hecho de que los bomberos tengan que subirse a copas de árboles para retirar estos asentamientos genera que los trajes se deterioren con cortes en la tela provocados por el roce con las ramas. Esto, entienden los bomberos y sus representantes sindicales, es un riesgo manifiesto para que entren los insectos en el traje y picar a los profesionales que hacen su trabajo. Basta decir que los bomberos dejaron atrás, todavía el pasado verano, el método de retirar nidos con las manos, algo que multiplica el riesgo y todos los protocolos sobre velutina desaconsejan. La adquisición de pértigas para inyectar veneno en los nidos supuso un avance importante, aunque, recuerdan en CC.OO., para eso fue necesario esperar un año y medio, ya que la petición se hizo en el 2015 y no se materializó hasta el pasado verano.

La entrada en servicio el jueves de una brigada específica en Vigo para mermar la población de velutina y sus nidos, justo dos días después de la muerte de un vecino de O Porriño a causa de más de 25 picaduras, pone de manifiesto la gravedad de la situación y la necesidad de rebajar la lista de espera que existe y en la que, hasta el jueves, había demandas que ya fueron planteadas en septiembre.

Votación
2 votos
Comentarios

Los bomberos de Vigo exigen análisis para saber si son alérgicos a la velutina