«Vigo no explota el retorno económico que tiene el turismo marinero»

Invita al sector a poner en valor su rico patrimonio, tanto material como inmaterial

.

vigo / la voz

«Cansada de visitar siempre los mismos lugares, necesitaba adentrarme más en los destinos y conocer a sus nativos más de cerca. Solo así podría ampliar conocimientos, enriquecerme culturalmente y sentirme una ciudadana más gracias a la experimentación y al aprendizaje». La frase de Alexandra Touza encierra la esencia de Ponle Cara al Turismo, la empresa de consultoría y formación en turismo creativo que fundó en el 2010 cuando, en plena cima de la crisis, se quedó sin empleo. Experiencia en el sector no le faltaba. Después de 15 años trabajando en recepciones de hotel, oficinas de información o diseñando programas para ayuntamientos, apostó por el autoempleo poniendo en marcha lo que llama «mi propio proyecto». Una de sus últimas apuestas por demostrar el enorme potencial que tiene el turismo marinero. A partir del próximo día 27 y hasta el 15 de diciembre, impartirá un seminario sobre el mismo en el aula de la UNED en Vigo.

-¿A quién está dirigido y cuál es el objetivo?

-La idea es aportar formación específica a cofradías, percebeiros, rederos, mariscadores, pescadores..., en definitiva al sector para ver la interminable lista de recursos de que dispone la ría de Vigo en este área y ponerlos en valor. El objetivo es hacerles ver el enorme potencial que tiene el sector turístico vinculado al mar. Es una vía importante para diversificar o complementar las fuentes de ingresos que no está explotada. Las posibilidades son infinitas.

-¿En cuáles está pensando para empezar?

-Hay mil itinerarios posibles. La idea es pulsar el interés que tienen los protagonistas por ponerlos en marcha, por formarse para ofrecer la información que demanda el turista asiduo en este tipo de rutas... Desde luego, las visitas a las lonjas, las subastas, las bateas, el marisqueo, los buques tanto de bajura como de altura y sobre todo grandes congeladores, la industria conservera, la construcción naval..., pero también itinerarios de historia y tradición, como el del rico patrimonio subacuático, la batalla de Rande, la vinculación de Julio Verne con la ciudad, la arquitectura vinculada al mar... La idea es involucrar al turista en la actividad, que no sea un mero espectador, sino que sea protagonista directo, que lo viva en primera persona.

-¿En qué consistiría ese protagonismo?

-Por ejemplo, en facilitarles unas botas de goma, un cubo y un rastrillo para que comprueben en directo la dureza del día a día de las mariscadoras a pie. O por ejemplo, salir en un barco pesquero y descubrir cómo es la vida a bordo, las diferente artes de pesca que se emplean en función de las distintas especies objetivo. O ver cómo trabajan las rederas e intentar emularlas. Lo que sobran son posibles actividades y lo que no se entiende es que no se explote este tipo de turismo que puede reportar un notable retorno económico. El turismo marinero o experiencial es un campo en plena expansión.

-Ya hay en marcha algunas iniciativas en este sentido ¿no?

-Son mínimas y demasiado constreñidas. Ninguna de ellas en Vigo. Se considera un turismo de nueva generación, que da un paso más hacia la interacción y el acercamiento a la población local a través de las tradiciones y costumbres marineras.

-¿Hay algún espejo en el que mirarse en el resto de Galicia?

-De una forma global, no. Hay algunos proyectos puntuales, como el que realiza en Cambados Guimatur, una asociación de mujeres mariscadoras y rederas que organiza visitas guiadas a los bancos marisqueros y al puerto; lo que no hay es un proyecto de ciudad en el que se contemplen las muchas posibilidades turísticas que ofrece el mundo del mar.

-Y en el resto de España, ¿hay espejos?

-Peñíscola y Cádiz son dos buenos ejemplos. Son dos ciudades que llevan la delantera en buena medida porque las administraciones han apostado por el turismo marinero. La implicación de la Administración es fundamental para garantizar la obtención de permisos, fijar normas de seguridad, realizar formación específica para el trato con turistas..., en suma participar en la gestión.

-¿Hay datos sobre el retorno económico que puede generar el turismo marinero?

-Se estima que los profesionales que participan en este tipo de iniciativas -mariscadoras, rederas, armadores, pescadores, bateeiros...- incrementan sus ingresos en torno a un 20 %. Es cierto que el tiempo que dedican a explicarles a los visitantes en qué consiste su trabajo, les impide garantizarse las cotas de productividad que pueden obtener colegas que no participan en este tipo de experiencias, pero esos ingresos que dejan de obtener por una parte se los garantizan con creces por la otra.

-Una cosa parece clara, Vigo tiene un gran potencial.

-Mucho. Puede jugar un papel muy importante.

Votación
3 votos
Comentarios

«Vigo no explota el retorno económico que tiene el turismo marinero»