Dos conciertos diferentes, dos teatros distintos y dos llenos el mismo día

Ara Malikian y Silvia Pérez Cruz revientan las taquillas el viernes, 20 de octubre


vigo / la voz

Que en Vigo coincidan dos conciertos el mismo día no es raro. La ciudad, a pesar de haber dejado atrás años de mayor ajetreo por la presencia de artistas de renombre en las agendas, sigue albergando espectáculos de interés, aunque se haya quedado atrás respecto a Santiago y A Coruña en cuanto a ese movimiento.

Pero hay días que se parecen. Y el otoño arranca con un lleno absoluto en dos conciertos que coinciden en el tiempo y el espacio. El viernes, 20 de octubre, a las 21.00 horas actúa el violinista Ara Malikian en el auditorio Mar de Vigo. Hace cerca de un mes que no queda ni una sola entrada. Su aforo, con capacidad para 1.500 personas, está completo.

El mismo viernes y a la misma hora, la cantante Silvia Pérez Cruz también actúa en Vigo. En este caso, en el Teatro Afundación. Sus casi mil butacas también han hallado ya destinatarios y también se han agotado.

La coincidencia podría parecer trivial, pero no lo es porque hace muchos años que no se da una circunstancia igual, y porque deja sin argumentos a quienes opinan que en Vigo lo que interesa son otro tipo de eventos más populares.

Malikian, aunque es un gran intérprete que ha sabido tocar la tecla de un público muy amplio a base de dar espectáculo, es un violinista que difunde la música clásica y llega a donde otros, más envarados, no son capaces. Las entradas para su recital se vendieron a un precio que osciló entre los 28 a los 42 euros. El libanés recala de nuevo en la ciudad con un violín viajero que transita desde los sonidos que creó Paganini para fusionarse con ritmos y géneros diversos, oscilando entre Vivaldi y Radiohead, entre Bach y Led Zeppelin.

Silvia Pérez Cruz es una artista que con su voz y una muy particular forma de cantar, ha conquistado a ritmo pausado a miles de personas. Las localidades para su actuación costaban entre 14 y 26 euros. La catalana llega con un quinteto de cuerda y las canciones de Vestida de nit, un espectáculo en el que recupera temas antiguos, coplas o canciones de Leonard Cohen, Amalia Rodrigues y Fito Páez.

Era normal

Hace unos años las coincidencias no eran tan raras. La misma semana de junio de 1999 tocaba Suzanne Vega en el Teatro Fraga y Andrés Calamaro en La Iguana.

El argentino volvía a repetir en octubre y coincidía en esa ocasión con Duncan Dhu. Él en la desaparecida sala Óxido y ellos en la sala Nova Olimpia dentro de su gira de despedida definitiva como dúo. Fue un año plagado de música que terminó con Coque Malla en el Sete Mares, Loquillo en el Nova Olimpia y Enrique Bunbury en la sala Óxido, en sendos recitales.

Y ya rizando el rizo, el 29 de julio de 1998 se producía una jornada de esas en las que uno no sabe adónde mirar. Como recoge La Voz de la jornada siguiente, Vigo anochecía «preñada de ritmo por los cuatro costados. Mónica Naranjo, John Mayall, Jorge Pardo y Nani García ofrecieron su materia prima sobre las tablas y el público vigués respondió al envite con rotundidad. Castrelos, el teatro?cine Fraga y la Praza da Constitución alcanzaron llenazo». En definitiva, que no hay más que ofrecer propuestas interesantes para que el público responda. Pero tampoco hace falta retrotraerse casi 20 años. El pasado 25 de julio Miguel Bosé tocaba en Castrelos y le comía las papas a Luis Fonsi, que se quedaba en el Ifevi cantando Despacito para acérrimos de la canción del verano.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Dos conciertos diferentes, dos teatros distintos y dos llenos el mismo día