El Concello pide a Fenosa que deje Balaídos sin luz si el Celta no la paga

El gobierno local amenaza con llevar al club a los tribunales si no abona recibos

.

Vigo / la voz

Todavía no se ve la luz al final del túnel en el conflicto institucional que enfrenta al Real Club Celta de Vigo y al Concello de Vigo. Y precisamente la luz amenaza con atascar más las relaciones entre la sociedad anónima deportiva que preside Carlos Mouriño y el Ayuntamiento que preside Abel Caballero. El primero se niega a pagar la energía eléctrica de Balaídos y el segundo amenaza ahora con llevarlo ante los tribunales.

Así consta en una resolución aprobada por el gobierno local de Vigo, a la que ha tenido acceso La Voz de Galicia. El Concello ya había pedido al Celta que pagase varios recibos adeudados. El club protestó y recurrió ante el propio Ayuntamiento. Pero el gobierno de Caballero desestima las alegaciones del club y le avisa de que tiene seis meses para abonar las facturas, «coa advertencia de que de non efectuar o pago no dito prazo o Concello de Vigo procederá a exercitar as accións administrativas e xurisdiccionais pertinentes para o cobro da débeda».

El gobierno local y el Celta firmaron un convenio para el uso del estadio municipal de Balaídos en 1982, que se modificó en el 2009. Ese acuerdo establece que el Celta tiene que abonar la electricidad y el agua, salvo los consumos derivados del mantenimiento del terreno de juego, que es competencia municipal, o de eventos que se realicen en el estadio al margen de la sociedad anónima deportiva.

La deuda que Fenosa cargó al Concello es de los meses de febrero a junio del 2016. Las facturas suman 43.553,20 euros. Legalmente, el contrato con Gas Natural-Unión Fenosa está a nombre del Concello de Vigo -dueño del estadio- y, por ello, los técnicos municipales advirtieron al gobierno local de que tiene que pagar las facturas, algo que ya hizo. Por eso el Ayuntamiento reclama al Celta también los intereses generados desde que pagó las facturas a Fenosa. Los informes municipales establecen que el Ayuntamiento estaría exento del pago si hubiera comunicado a Fenosa previamente que el que hace uso de las instalaciones es el Celta.

Por eso, el acuerdo tomado por el gobierno local tiene una segunda bala. El Concello ha aprobado requerir a Fenosa a que «proceda, no prazo de cinco días, ao traspaso do contrato de subministración de enerxía eléctrica ás instalacións que utiliza o Real Club Celta de Vigo, S.A.D. no estadio de Balaídos a favor desta entidade deportiva». Y, por si acaso: «Para o caso de que este traspaso non se produza no indicado prazo, proceda a dar de baixa e a considerar resolto e extinguido o dito contrato, existente na actualidade entre a comercializadora e o Concello de Vigo, por renuncia desta Administración municipal». En otras palabras, el Concello advierte a Fenosa de que no va a pagar ni un solo recibo más y que o lo paga el Celta o no le importa que corte la luz en el estadio.

Las razones del club

El Celta recurrió la decisión municipal de cargarle los recibos de la luz. En su escrito, el club alegaba tres motivos: que no hay contadores independientes en el estadio para distinguir el uso que hace el equipo de otros usos; que en Balaídos se están desarrollando unas obras promovidas por el Concello que consumen una energía que se le está cargando al club, y que ya ha pagado 450.000 euros por el cambio del césped porque existía un acuerdo (verbal) de que el Ayuntamiento pagaría la energía si el Celta pagaba la hierba del terreno de juego.

El gobierno local invalida todas estas razones. De la primera, dice que sí hay contadores independientes y recuerda que el Celta viene abonando el pago de la luz desde agosto del 2015 gracias a ellos. De la segunda, recuerda que Copasa estuvo pagando la electricidad consumida en las obras en virtud de un contrato independiente para la suministración de energía. Y sobre el cambio del césped dice que eso fue una decisión unilateral del Celta y que el único compromiso que obliga al Ayuntamiento de Vigo es el mantenimiento de la hierba, pero no su cambio. Así que carga los recibos al Celta.

Una tensa relación en Vigo y una negociación en Mos

Carlos Mouriño lleva varios órdagos. El presidente del Celta empezó negociando la venta del club con los chinos, luego pidió que el Concello le vendiera el estadio y después aseguró que hará un nuevo campo fuera del municipio de Vigo, que ya negocia en Mos. Abel Caballero todavía no ha contestado públicamente al desafío de Mouriño. Dijo que lo haría al terminar la temporada pasada, para no interferir en el terreno deportivo. Pero la temporada terminó y la nueva afronta hoy su tercera jornada, y Caballero sigue sin hablar públicamente sobre la posibilidad de que el Real Club Celta de Vigo se vaya de Vigo. Aunque sí ha hablado con sus hechos: el Concello adjudicó la obra de la grada de Río -5,5 millones de euros- y empezó las obras. Y, ahora, responde con brazo de hierro a la petición del Celta de que se haga cargo de la luz del estadio, aunque es un gasto menor para ambas instituciones. Lo cual indica cómo están las relaciones.

Votación
13 votos
Comentarios

El Concello pide a Fenosa que deje Balaídos sin luz si el Celta no la paga