La Policía refuerza su presencia en las zonas de concentración de menores

Los agentes estrechan la vigilancia en A Laxe para prevenir la delincuencia juvenil

.

vigo / la voz

La Policía Nacional ha reforzado su presencia en las avenidas y los jardines de Montero Ríos para prevenir la delincuencia juvenil. Del mismo modo, la vigilancia se ha incrementado en el entorno de los centros comerciales que suelen ser lugar de encuentro de cientos de jóvenes especialmente durante los fines de semana.

El objetivo es prevenir un tipo de delincuencia que ha experimentado un incremento en la ciudad tal y como sucede en otras grandes urbes del país. «Los delitos de menores han aumentado de una forma muy considerable», confirma un responsable de la comisaría de Vigo después de los últimas intervenciones realizadas, no solo por los agentes nacionales, sino también por parte de la Policía Local. Este fenómeno está muy ligado al auge de las nuevas tecnologías de la comunicación.

En la mayor parte de los casos, la codicia por poseer terminales de última generación impulsa a algunos jóvenes a intentar sustraerlos. Estos hechos delictivos se producen normalmente en las zonas de Vigo donde los adolescentes se concentran en mayor número. Ese es el motivo por el que la comisaría ha desplegado un mayor número de agentes en el área del Real Club Náutico, con el fin de controlar que exista una convivencia pacífica y actuar ante cualquier robo que se pueda producir. Miembros de la unidad de familia y mujer (UFAM) son los que se encargan de velar por la seguridad de los adolescentes y colaborar con el resto de las unidades policiales.

La ciudad no está exenta de la delincuencia protagonizada por adolescentes que aún no han cumplido la mayoría de edad. El último caso importante ocurrió el pasado mes de agosto. Agentes de la comisaría detuvieron a tres menores de entre 14 y 17 años de edad, todos ellos vecinos de la ciudad olívica, como responsables de un importante número de delitos de robo con violencia que se estaban cometiendo en el entorno de la Praza de América. Los hechos se registraron durante los meses de junio y julio y la policía supo de ellos a través de siete denuncias que fueron presentadas. Todas las víctimas coincidían en señalar que los atacantes solían presentarse en grupo y que empleaban la violencia para robar objetos como teléfonos móviles o dinero en efectivo. Además tres adolescentes denunciaron este verano el robo de sus teléfonos móviles en la playa de Samil. Cuatro menores a los que no conocían se acercaron a ellos y les exigieron sus dispositivos móviles bajo amenazas. También tres niñas asaltaron a punta de navaja a cuatro menores que se encontraban comiendo unas golosinas en la puerta del Alcampo de Coia. Este tipo de hechos son cada vez más comunes.

La propia Fiscalía alerta en su memoria anual que la criminalidad protagonizada por menores está experimentando un fuerte incremento durante los últimos años.

Desapariciones

Otra de las misiones de los agentes de la unidad de la UFAM es investigar el paradero de los menores cuya desaparición denuncian los padres. Para ello indagan en el entorno más próximo de la persona fugada y rastrean las redes sociales. Fuentes de la comisaría informan que en la inmensa mayoría de los casos los menores acaban apareciendo al cabo de unos días. Actualmente no hay activada ninguna búsqueda, tras haber encontrado el pasado martes al adolescente de 14 años de Bembrive que faltaba de su domicilio desde el domingo.

Votación
0 votos
Comentarios

La Policía refuerza su presencia en las zonas de concentración de menores